Condenados a cárcel por golpear a seis policías que custodiaban una ambulancia

Actualizado 02/05/2016 17:21:11 CET

SEVILLA, 2 May. (EUROPA PRESS) -  

   El Juzgado de lo Penal número 3 de Sevilla ha condenado a penas de hasta seis meses de cárcel a seis acusados de golpear con patadas y puñetazos a varios agentes de la Policía Nacional que trataban de custodiar a una ambulancia en Sevilla Este, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

   Inicialmente, la Fiscalía pedía para los acusados penas de hasta dos años y tres meses de prisión, aunque finalmente hubo un acuerdo para fijar las condenas en un máximo de seis meses entre el representante del Ministerio Público y los acusados, varios de los cuales han estado defendidos por el abogado Juan Manuel Gabella Ventura, del despacho Burear Abogados y Economistas.

   De este modo, y según han indicado las mismas fuentes consultadas por Europa Press, el Juzgado ha condenado a los seis imputados a penas de hasta seis meses de prisión por un delito de atentado.

   Según indica el fiscal en su escrito de acusación, los seis imputados, "de común acuerdo y con la intención de mermar el principio de autoridad", aprovecharon que en la mañana del 1 de noviembre de 2012 varios funcionarios policiales acudieron a la calle República de China a custodiar una ambulancia "para acometer" contra ellos, "amparándose en el numeroso grupo de personas allí congregadas".

   Así, dos de los acusados entorpecían el tránsito de la ambulancia, de modo que uno de los agentes se dirigió a ellos para instarles a dejar pasar la ambulancia, momento que fue aprovechado por uno de los imputados para propinarle un "fuerte" puñetazo en la mandíbula.

CABEZAZOS

   Otro de los acusados, en ese momento, le arrebató la defensa reglamentaria y le golpeó con ella, mientras que otro imputado se unió al grupo y comenzó a propinar patadas al policía, originándose una disputa en el marco de la cual resultaron lesionados un total de seis policías nacionales con edades comprendidas entre los 26 y los 36 años.

   Además de las patadas y puñetazos propinados a los agentes, uno de los acusados, cuando iba a ser conducido a dependencias policiales, comenzó a dar cabezazos al vehículo policial, provocando la fractura del cristal de la puerta lateral trasera izquierda pericialmente tasados en 344,28 euros.

   Asimismo, y con motivo del forcejeo, varios de los funcionarios sufrieron la rotura de sus uniformes y la inutilización de los equipos de transmisiones, cuya reparación y reposición han sido pericialmente tasados en 193,66 euros.