Urbanismo asegura que existe desde principios de 2009 una solución técnica "adecuada" para Metropol Parasol

Actualizado 10/02/2010 16:32:01 CET

SEVILLA, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Presidencia y Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (PSOE), aseveró hoy que existe desde principios de 2009 una solución técnica "adecuada" para finalizar el proyecto urbanístico Metropol Parasol de la Plaza de la Encarnación, a pesar de que tal y como estaba inicialmente concebida la iniciativa era "imposible".

En declaraciones a los periodistas, Gómez de Celis aludió a "determinadas causas sobrevenidas" como el motivo de las dificultades encontradas en el proyecto, "pero siempre albergábamos esperanzas de lograr una posibilidad, cosa que ya hemos conseguido, pues los que decían que era imposible también decían que estaban investigando y que creían que podían hacerlo posible".

Así, el edil de Presidencia y Urbanismo aseguró que Metropol Parasol "terminará antes de lo que pensábamos" y señaló que el gobierno municipal ha propiciado que "un espacio inhóspito en los últimos años tenga un proyecto atractivo, arquitectónicamente polémico, pero por lo que irán a verlo muchas personas porque la polémica atrae, convirtiendo la Plaza de la Encarnación en un epicentro más".

Por otro lado, la Gerencia de Urbanismo está a expensas del dictamen del Consejo Consultivo de Andalucía (CCA) para incorporar o no una serie de "mejoras" al proyecto en lo que al equipamiento del nuevo mercado de abastos se refiere; el coste total de la iniciativa, que ya suma una inversión de más de 50 millones de euros, no se conocerá con certeza "hasta que termine".

El último Pleno del Ayuntamiento aprobó la liberación de partidas presupuestarias sin ejecutar por valor de 18 millones de euros al objeto de afrontar el sobrecoste del proyecto, adjudicado a la constructora Sacyr y que a través de esta última maniobra superará los 50 millones de euros de inversión pública.

En concreto, la mayor parte de esta nueva partida se destinará a la adquisición de la madera fabricada en Alemania para la instalación de los parasoles diseñados por el arquitecto germano Jürgen Mayer, ganador del concurso de ideas convocado para resolver el diseño urbanístico que habría de alzarse en el solar del antiguo mercado de la Encarnación.