Actualizado 18/09/2010 21:41 CET

La virgen de la Macarena abandona el Estadio Olímpico ovacionada por una multitud

La Hermandad de la Esperanza Macarena
EP

SEVILLA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La talla de la virgen de Nuestra Señora de la Esperanza Macarena, trasladada este sábado desde la madrugada hasta el Estadio Olímpico de Sevilla con motivo de los actos de beatificación de la Madre María de la Purísima, icono de la Compañía de las Hermanas de la Cruz, ha abandonado ya el coliseo hispalense en su camino de retorno a la basílica de la Macarena. Una multitud de personas abarrota los aledaños del estadio y el recorrido de regreso para rendir homenaje a este símbolo de la Semana Santa hispalense.

Fuentes del área de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Consistorio hispalense informaron a Europa Press de que, acompañada de su séquito, la talla abandonó pasadas las 19,00 horas y con 45 minutos de retraso el Estado Olímpico para emprender el camino de regreso a la basílica de la Macarena, donde reposará tras haber sido trasladada a cuenta de los actos de beatificación de la Madre María de la Purísima. Más de 45.000 devotos, según datos de la organización, han homenajeado durante la jornada a esta hermana de la Cruz fallecida en 1988.

Una verdadera multitud que ha superado las expectativas, siempre según el Ayuntamiento, ha copado los aledaños del Estadio Olímpico y la glorieta Olímpica para rendir homenaje a la famosa talla en su camino de retorno. El mástil de la Glorieta Olímpica, de hecho, lucía este sábado una bandea de grandes dimensiones con el escudo de la ciudad y la leyenda del 'NO8DO'.

Un dispositivo de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local custodia el paso de la talla, que luce el manto de Coronación, y asiste a la comitiva en su camino de regreso en coordinación con Protección Ciudadana y los servicios municipales de limpieza y de transporte urbano.