Cazadores de agujeros negros derriban un misterio cósmico

Galaxia enana Henize 2-10
Foto: NASA
Actualizado: martes, 21 abril 2015 11:52

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Astrofísicos del Dartmouth College han demostrado que existe un agujero negro supermasivo en un lugar donde no se suponía que estaba, abriendo otra puerta a cómo eran las cosas en el universo temprano.

   Henize 2-10 es una pequeña galaxia irregular que no está demasiado lejos en términos astronómicos - 30 millones de años luz. "Esta es una galaxia enana con regiones de rápida formación estelar, y el 10 por ciento del tamaño de nuestra propia Vía Láctea", dice el co-autor Ryan Hickox, profesor asistente en el Departamento de Física y Astronomía. "Si nos fijamos en ella, es una mancha, pero abriga sorprendentemente un agujero negro central."

   Hickox dice que puede haber pequeñas galaxias similares en el universo conocido, pero esta es una de los únicas lo suficientemente cerca como para permitir un estudio detallado. El autor principal, Thomas Whalen, Hickox y un equipo de otros investigadores han analizado una serie de cuatro observaciones de rayos X de Henize 2-10 utilizando tres telescopios espaciales durante más de 13 años, proporcionando una prueba concluyente de la existencia de un agujero negro.

   Sus conclusiones aparecen como una pre-impresión en línea que será publicada en The Astrophysical Journal Letters.

   Las sospechas sobre Henize 2-10 surgieron por primera vez en 2011 cuando otro equipo, que incluía algunos de los coautores, miró primero la galaxia Henize 2-10 y trató de explicar su comportamiento. Las emisiones duales observadas de rayos X y ondas de radio, a menudo asociadas con un agujero negro, dieron credibilidad a la presencia de uno. Los instrumentos utilizados fueron el Satélite Avanzado para Cosmología y Astrofísica (1997) de Japón, el XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (2004, 2011) y el Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA (2001).

   "La galaxia era brillante en 2001, pero se ha vuelto menos brillante con el tiempo", dice Hickox. "Esto no es consistente con ser alimentada exclusivamente por procesos de formación estelar, por lo que es casi seguro que tenía que tener un pequeño agujero negro supermasivo, pequeño en comparación con los mayores agujeros negros supermasivos en galaxias elípticas masivas, pero todavía con un millón de veces la masa de el sol".

   Una característica de los agujeros negros supermasivos es que  cambian con el tiempo, no en gran medida, explica Hickox. "Esta variabilidad definitivamente nos dice que la emisión proviene de una fuente compacta en el centro de este sistema, de acuerdo con lo que es un agujero negro supermasivo."

   Mientras que los agujeros negros supermasivos se encuentran típicamente en los núcleos centrales de las galaxias, Henize 2-10 no tiene ninguna protuberancia. "Todas las asociaciones que la gente ha hecho entre las galaxias y los agujeros negros nos dicen que no debería haber ningún agujero negro en este sistema", dice Thomas Whalen, pero el equipo ha demostrado lo contrario.

   Una gran pregunta es de dónde vienen los agujeros negros. "Cuando se trata de simularlo, se deben poner estos agujeros negros en el principio del Universo, pero no se sabe muy bien cuáles eran las condiciones. Estas galaxias de formación estelar enanas son los análogos más cercanos que tenemos en el universo que nos rodea ahora a las primeras galaxias tempranas en el universo ", dice Whalen.