El CJC insta a indemnizar con 40.000 euros a un joven al que le cayó encima un arco decorativo de una escuela-taller

Actualizado 27/09/2015 11:22:49 CET

VALENCIA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Consell Jurídic Consultiu (CJC) ha instado al Ayuntamiento de Onda (Castellón) a indemnizar con 40.620 euros a un joven sobre el que cayó un arco de obra decorativo construido por la Escuela Taller en un antiguo colegio público de titularidad municipal mientras jugaba, lo que le provocó diversas lesiones, entre ellas la amputación de un dedo del pie.

Los hechos ocurrieron en mayo de 2013, cuando el joven, que entonces tenía 15 años, se apoyó sobre un pilar de obra de un arco, momento en el que la estructura se vino abajo y cayó encima de él. Tras el accidente, su madre formuló una reclamación contra el consistorio por los daños sufridos, que ha sido refrendada por el CJC.

Para el Jurídic procede declarar la responsabilidad del ayuntamiento porque aunque según el informe del arquitecto técnico municipal el arco se cayó "por un tratamiento inadecuado en cuanto a las fueras de empuje", los pilares "no tenían anclaje" y el arco estaba apoyado sobre una solera de hormigón en masa, "careciendo por tanto de seguridad estructural".

De hecho, según un informe de otro arquitecto presentado por la reclamante, los pilares no estaban trabados a ningún muro, "ni tenían ningún tipo de cimentación ni armadura" pese a tener un peso total de unos 400 kilos. De acuerdo con sus cálculos, ante esta situación, la fuerza de un joven apoyado en el muro podría haber causado un derrumbe, dado que "no tenía las condiciones óptimas de seguridad estructural que se requieren".

El CJC señala que, a la vista de este informe, es imputable a la corporación local el daño causado al menor, dado que se trata de "una zona de paso totalmente abierta, accesible y concurrida de niños" cuya pista se utiliza generalmente para jugar al fútbol-sala. Además, y aunque la obra era una estructura decorativa no preparada para soportar fuerzas horizontales, "no consta que existiera en la misma advertencia o indicación alguna al respecto", por lo que no se aprecia la culpa concurrente del joven.

En cuanto a la indemnización, la fija en 40.620,24 euros en función de las lesiones sufridas y la edad de la víctima, que estuvo 17 días hospitalizado, 67 con baja impeditiva y 66 no impeditiva. Las secuelas fueron la amputación de un dedo del pie, metatarsalgia, antebrazo doloroso, parestesias de partes acras y trastorno neurótico, además de un perjuicio estético ligero.