Actualizado 13/03/2007 19:37 CET

Economía/Construcción.- CEPCO afirma haber recibido "chantajes y amenzadas" de Seopan tras su denuncia a ACS

La patronal advierte de que la desaceleración en el sector de la construcción tendría efectos negativos en la economía

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO), Rafael Fernández, afirmó hoy que la organización ha recibido "chantajes y amenazas" desde la patronal de las grandes constructoras Seopan a raíz de una denuncia interpuesta contra ACS por "prácticas abusivas" en los contratos con sus proveedores.

En declaraciones a periodistas tras un almuerzo informativo en el marco de la Asamblea Anual Ordinaria de la organización, Fernández concretó que Seopan "ha amenazado con denuncias a empresas de CEPCO en otras instancias como tribunales de defensa de la competencia", aunque consideró, por otro lado, que la patronal representada por Enrique de Aldama "no tiene base para poder denunciar".

Según el presidente de CEPCO, la acción judicial contra la compañía presidida por Florentino Pérez es una "llamada de atención" ante unas prácticas abusivas generalizadas en sector de la construcción, por lo que, según afirmó, "la denuncia se ha interpuesto contra ACS pero podía haberse dirigido contra cualquier otra constructora".

Estas prácticas consisten, básicamente, en la introducción de "cláusulas abusivas" en los contratos firmados con los proveedores que supuestamente incumplirían la directiva de la ley contra la morosidad.

Esta Ley contempla un plazo de pago de constructores a proveedores de hasta 30 días, si bien, también establece que ambas partes pueden ponerse de acuerdo para modificar estos plazos y acordar los intereses por demora, que legalmente ascienden al 10%.

Sin embargo, "en la práctica las empresas constructoras no dan esa opción", según el presidente de CEPCO, sino que disponen en los contratos plazos de pago superiores a los 30 días e incluyen el pago de intereses por demora en la cuantía del contrato.

Según ha denunciado con anterioridad la patronal de proveedores de materiales de construcción, las pérdidas acumuladas por el impago de estos intereses de demora suponen una deuda acumulada de 12.500 millones de euros, a razón de 2.500 millones de euros anuales.

La denuncia contra ACS se encuentra actualmente en "diligencias previas", a la espera de que los tribunales consideren si, efectivamente, estas "cláusulas abusivas suponen una práctica contraria a la ley de morosidad".

AUMENTAN LOS TIEMPOS DE COBRO.

Por otro lado, CEPCO apuntó un nuevo incremento de los tiempos de cobro en 2006. Así, Fernández aseguró que si el tiempo medio que tardaban las constructoras en pagar a los proveedores era de 203 días en 2005, el pasado año este plazo ascendió hasta los 223 días, 193 días más que lo establecido en la ley de morosidad.

Fernández rechazó también las explicaciones dadas por Seopan para justificar estas demoras y que apuntan a que, a su vez, las administraciones públicas "pagan mal" a las constructoras. Para el presidente de CEPCO, estas empresas "cobran mejor que cobraban, pero no quieren mejorar sus plazos de pago".

Según los últimos datos ofrecidos por Seopan, las grandes empresas constructoras presentan un periodo medio de cobro de 176 días, que en el caso de los recibidos desde la administración central es de 154, días, en el de comunidades autónomas es de 210 días y de hasta 209 en el de los ayuntamientos.

PELIGROS DE LA DESACELERACIÓN DEL SECTOR.

Por otro lado, CEPCO se mostró en línea con Seopan al afirmar que "la desaceleración de la actividad constructora afectará negativamente a la economía española, como está ocurriendo en EE.UU.", ya que "el sector de la construcción tiene un peso superior al 10% del PIB".

"El ritmo de construcción afortunadamente no ha bajado, y el inicio de 2007 sigue siendo un espectacular, con crecimientos por encima del 10%", añadió Fernández antes de asegurar que "no hay datos objetivos que apunten a una desaceleración marcada en la actividad de construcción".

Así, afirmó que "cuando el PIB crece por encima del 3%, la construcción lo hace entre el 5% y el 6%, y cuando el PIB crece por encima del 2%, lo construcción lo hace en cifras negativas". Estos pronósticos descartan una caída brusca en el sector a tenor de las perspectivas del Gobierno, que apuntan a crecimientos de la economía del 3,4% en 2007 y del 3,3% en 2008.

Con todo, reconoció que "no se puede mantener la actividad a los ritmos actuales de crecimiento en el sector de la construcción". "Una cosa es que el ritmo actual no sea sostenible y otra que se vayan a producir caídas marcadas", concluyó.