Actualizado 31/05/2007 18:56 CET

Economía/Vivienda.- La construcción de viviendas vacacionales superará las 90.000 unidades en 2007, según Grupo i

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La construcción de viviendas vacacionales en España se situará en 90.200 unidades en 2007, aunque se espera que el ritmo de ventas ronde los 113.500 inmuebles anuales hasta 2010, 70.000 a clientes nacionales y entre 42.000 y 45.000 a extranjeros, según un informe del Grupo i.

Estos datos demuestran, en opinión del director de Operaciones de Grupo i, Raúl García, que "los niveles de demanda siguen siendo buenos", por lo que descartó un posible pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

García realizó estas afirmaciones durante la segunda jornada del Programa Profesional Internacional (IPP), que se desarrolla dentro del Salón Inmobiliario de Madrid 2007 (SIMA07).

Sin embargo, el director de Operaciones del Grupo i reconoció que este sector, que aporta unos 31.000 millones de euros al PIB y acapara el 25% de las nuevas construcciones, está experimentando una caída de las ventas orientadas a la inversión ante el menor recorrido de los precios de las segundas viviendas, como demuestran, aseguró, los niveles de adquisición de las principales comunidades autónomas compradoras (Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia).

Por ello, García consideró que, en todo caso, se está produciendo un "reajuste" del sector por el incremento de los precios, la menor rentabilidad de las compras y el aumento de la competencia. "El comprador de uso es el principal objetivo y en este tipo de cliente es en el que tenemos que centrar nuestros esfuerzos", añadió.

MAYOR CALIDAD EN LA SEGUNDA VIVIENDA.

Por otro lado, este nuevo ciclo en el sector de la vivienda vacacional hará necesaria aunar mayor calidad, singularidad y sostenibilidad en los inmuebles, según los expertos.

En este sentido, el presidente de Promotur, Ramón Dávila, también participante en el IPP, aseguró que el sector tiene un "gran futuro aunque el crecimiento será más moderado y estará sometido a unos nuevos condicionamientos relacionados con los criterios de sostenibilidad medioambiental y a las mejoras que obligatoriamente deberán acometerse por el bien del sector".

Así, recomendó la vuelta a una arquitectura tradicional adaptada al paisaje, la reducción de las densidades y los volúmenes en los inmuebles, el aumento de zonas verdes y la inclusión de servicios adicionales como ocio y deporte a la comercialización de promociones.

Dávila puso de manifiesto también la importancia de mejorar los procesos de comercialización, en su opinión, ya obsoletos en el mercado de la segunda vivienda, y la necesidad de cambiar la imagen del sector, dañada por la proliferación de casos de corrupción urbanística.

"Debemos hacer los productos inmobiliarios pensando en el cliente y acomodar la construcción de segunda vivienda a las necesidades de un mercado en el que hay una moderación de la demanda y también un menor ritmo de venta", señaló el presidente de Promotur.

NUEVAS NORMATIVAS.

Por último, tanto Dávila como García coincidieron en la influencia que las nuevas normativas regionales, estatales y europeas tendrán en el mercado de la vivienda vacacional, cuya construcción requerirá de muchos más requisitos a tener en cuenta.

La reserva del 30% de la promoción para vivienda protegida o la nueva clasificación de suelo, contempladas en la nueva Ley de Suelo, así como normativas específicas para la construcción de campos de golf y para garantizar el ciclo integral del agua, marcarán, a juicio de los expertos del sector, la nueva forma de construir segundas viviendas.