Actualizado 13/08/2007 19:17 CET

Economía/Vivienda.- Los costes derivados de la compraventa de una vivienda en España superan el 12% de su valor

España ocupa el noveno puesto entre los países con mayores costes asociados a la compraventa de viviendas de la OCDE

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

La compraventa de una vivienda en España supone dejar por el camino más del 12% de su valor en impuestos, costes de registro, así como en honorarios de agentes inmobiliarios o de notarios, lo que le sitúa entre los 10 países de la OCDE con los costes más altos, según el informe "Housing transaction costs in the OECD" publicado en la web inmobiliaria 'Global Property Guide'.

El estudio considera que estas cargas adicionales suponen un "factor significativamente negativo" para los inversores, y explican la progresiva migración de capitales a países como Bulgaria, Turquía o Marruecos, donde los costes son menores.

Así pues, España se sitúa por encima de la media de la OCDE, donde los gastos asociados a la compraventa rondan el 10% del valor de los inmuebles, ratio que, según el informe, supone "una cantidad razonable".

En este sentido, el trabajo estima que, por encima de este promedio, los costes son "innecesariamente altos", como en el caso de los países que encabezan el listado de la OCDE: Corea del Sur (22%), Bélgica (17,8%), Italia, (17%), Francia (16,3%) o Luxemburgo (15,6%). Por su parte, Dinamarca (2%), Islandia (2,4%) y Eslovaquia (3,1%) presentan los porcentajes más bajos.

IMPUESTO DE TRANSMISIONES PATRIMONIALES.

Por otro lado, el informe detalla que los costes derivados de la compraventa de una vivienda en España recaen especialmente sobre el comprador. Así, en un umbral gasto de entre el 10,6% y el 14,2% del valor del inmueble, las cargas para el comprador son de entre el 8,1% y el 11,4%, mientras que entre el 2,5% y el 3% correría a cargo del vendedor.

No obstante, más de la mitad de estos costes se derivan de los gravámenes sobre la operación, cubiertos en su mayoría por el comprador, mientras que el resto corresponde a costes de registro y honorarios.

Así, entre los tributos que 'inflan' la factura de compra de una vivienda se encuentran el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que grava básicamente las transmisiones de inmuebles usados hasta un 7% del valor del objeto de compra, el IVA, en el caso de compra al promotor, cuyo tipo general es el 7% sobre el precio escriturado, o el de Actos Jurídicos Documentados (AJD), del 0,5% sobre el valor total.

No obstante, según un informe del Registro de Economistas y Asesores Fiscales (Reaf), desde principios de esta década se ha dado una tendencia entre las comunidades autónomas, que tienen cedido el ITP, hacia un progresivo incremento de este tributo al rebufo del 'boom' inmobiliario, un ciclo que ha tocado techo, según expertos del sector.

Así, entre 2001 y 2005 la recaudación de ITP aumentó un 104%, frente al incremento del 68% de los ingresos derivados del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.