Economía/Vivienda.- Hacienda estudia un reglamento que permita aplicar recargos sobre el IBI de las viviendas vacías

Actualizado 14/01/2007 13:30:05 CET

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Economía y Hacienda está estudiando el desarrollo del reglamento necesario para poder aplicar un recargo de hasta el 50% sobre el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), contemplado en la Ley Reguladora de Haciendas Locales, en el caso de las viviendas que se encuentren desocupadas, según informaron a Europa Press fuentes ministeriales.

Este desarrollo de la ley aprobada por el PP en 2002 pasa por definir qué es una vivienda vacía para poder discriminar sobre qué viviendas se aplicará la medida.

Así, la norma establece que "tratándose de inmuebles de uso residencial que se encuentren desocupados con carácter permanente, por cumplir las condiciones que se determinen reglamentariamente, los ayuntamientos podrán exigir un recargo de hasta el 50 % de la cuota líquida del impuesto".

Desde Hacienda se apunta que por el momento se está estudiando el desarrollo de esta regulación, que quedó pendiente tras la salida de los 'populares' del Gobierno.

Asimismo, fuentes ministeriales afirmaron que el gabinete dirigido por el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, ha buscado referencias de normas similares en la legislación de otros países, europeos y no europeos, si bien no ha encontrado una regulación similar en ninguna de ellas.

LOS AYUNTAMIENTOS, A LA ESPERA.

Desde la inclusión en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales de este posible recargo, muchos ayuntamientos, entre ellos los de Madrid y Barcelona, se han mostrado favorables a la adopción de esta medida, si bien su aplicación se ha visto frenada por las dificultades derivadas de la falta de una definición concreta de lo que es una vivienda vacía.

IU-ICV solicitó en septiembre de 2005 en el Congreso una modificación de la vigente ley para permitir a los ayuntamientos aumentar el gravamen del IBI para favorecer el alquiler y frenar la especulación inmobiliaria.

La propuesta contemplaba una recargo de entre el 50% y el 150% de la cuota líquida del impuesto en función del número de ejercicios fiscales que la vivienda quede sometida a dicho recargo. Esta iniciativa fue rechazada por el Congreso, entre otros grupos por el PSOE, que la desestimó por discrepancias sobre lo que se podría entender como "vivienda desocupada y de carácter permanente".

Con todo, ERC y PSOE llegaron a un principio de acuerdo para que la Ley de Suelo, actualmente en trámite parlamentario, incluyese esta medida fiscal para garantizar la función social de la vivienda. Si bien, fuentes del PSOE precisaron que esta inclusión no se llegó a materializar ya que la Ley de Suelo no es el marco correspondiente a este recargo, que tiene que estar contemplado en una norma fiscal.

Por otro lado, el 4,6% de los municipios que han acordado en sus respectivos plenos aplicar el recargo en el IBI a la espera del desarrollo reglamentario preceptivo, se encuentran en Cataluña, y suman 84 de los 184 registrados en todas España, según cifras correspondientes al año 2006 del Catastro. Otros 37 (20,1%) se encuentran en Andalucía y 13 (7%) en Extremadura.

Los 50 municipios restantes se reparten entre Valencia (12), Castilla-La Mancha (9), Madrid (6), Islas Baleares (5), Asturias (4), Extremadura (4), Castilla y León (3), Canarias (2), Cantabria (2), y Murcia, La Rioja y Melilla, con un sólo municipio cada una.

INICIATIVAS DESDE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS.

Paralelamente, las comunidades autónomas se han propuesto movilizar el parque de viviendas desocupadas introduciendo medidas en sus planes de vivienda, como en el caso de Cataluña con el polémico proyecto de ley aprobado por el Gobierno autonómico por el que se podrían expropiar temporalmente viviendas deshabitadas.

El último caso ha tenido lugar en el País Vasco, donde se está estudiando incorporar al anteproyecto de Ley de Vivienda de la Comunidad una medida por la que los propietarios de viviendas que permanezcan vacías tendrán que pagar un canon de 9 euros al día, que será de 12 a partir del segundo año de desocupación.