Publicado 08/10/2018 13:04CET

El Brent se deprecia un 1,7% y cae por debajo de los 83 dólares

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

El precio del baril de Brent, de referencia para Europa, ha caído este lunes un 1,7%, situándose por debajo de los 83 dólares unitarios y rompiendo así la senda alcista de la pasada semana.

A su vez, el barril West Texas Intermediate, de referencia para Estados Unidos, se ha depreciado un 1,5%, por lo que cada barril de crudo del país norteamericano se negocia a un precio situado en el entorno de los 73 dólares.

El mercado petrolero ha respondido de esta forma a la incertidumbre generada por el efecto que tendrán las sanciones de Estados Unidos sobre las exportaciones de crudo y, por otro lado, por el incremento de la producción por parte de Arabia Saudí.

La semana pasada, el ministro saudí de Energía, Industria y Recursos Minerales, Khalid Al Falih, aseguró que el país islámico había incrementado en octubre el bombeo de 'oro negro' hasta 10,7 millones de barriles diarios, así como que el ritmo de noviembre sería "ligeramente superior". Esto implicará que el reino saudí alcanzará su mayor volumen de producción de su historia, por encima de los 10,72 millones de barriles por jornada de noviembre de 2016, el máximo hasta la fecha.

Con el objetivo de alcanzar ese volumen de producción, Al Falih precisó que está sobre la mesa una inversión de más de 20.000 millones de dólares (17.300 millones de euros).

¿HACIA LOS 100 DÓLARES EN 2019?

Asimismo, el economista de Bank of America Merrill Lynch Ethan Harris ha indicado que el "colapso" de la economía venezolana está agravando la falta de oferta del mercado. Actualmente, Venezuela produce un tercio del volumen que bombeó en 2016 y se encuentra en mínimos desde 1940.

"Si el petróleo se mantiene en el entorno de los 100 dólares por barril en 2019, el crecimiento en la eurozona, Reino Unido y Japón se reducirá entre dos y cinco décimas", ha asegurado Harris, tras precisar que el incremento en la producción de petróleo de esquisto ha dejado a Estados Unidos en una "mejor posición" para lidiar con un entorno con altos precios energéticos.

Para leer más