Actualizado 23/01/2012 13:11

Economía.- Margallo subraya que España es de los países "que más se van a sacrificar" con el embargo al petróleo iraní

BRUSELAS, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha subrayado hoy que España es uno de los países "que más se van a sacrificar" con el embargo al petróleo iraní que los Veintisiete esperan acordar este lunes, pero ha defendido que es un paso necesario para la "estabilidad" en Oriente Próximo y la "unidad" en el seno de la UE.

"Tengo que decir con toda claridad que España es uno de los países que más se va a sacrificar por esta medida. Entendemos que la seguridad en la zona es prioritaria. Por tanto, estamos dispuestos a hacer este sacrificio para conseguir la unanimidad en Europa, que es uno de los principios de la diplomacia española, y la estabilidad en la zona", ha resumido García-Margallo a su llegada a la reunión de los jefes de las diplomacias europeas en Bruselas.

Los 27 esperan aprobar un embargo al petróleo y congelar los activos financieros del Banco Central iraní en respuesta a los avances en su programa nuclear, pese a las reservas de Grecia, que pide que se tengan en cuenta sus dificultades financieras y la fuerte dependencia que tiene del crudo iraní.

El ministro español ha confiado en que se solventen las dudas de Grecia "y algún otro país" y se pacte un plazo "intermedio" entre "las posturas extremas" para la aplicación del embargo, con el objetivo de no perjudicar los contratos vigentes y de "satisfacer los intereses de todas las partes".

Una mayoría de Estados miembros son partidarios de que el embargo se aplique en seis meses, esto es a partir del 1 de julio, pero Francia, Alemania y Reino Unido piden una respuesta más inmediata y una entrada en vigor de esta sanción en tres meses, a partir del 1 de mayo, han explicado fuentes diplomáticas.

Para España supone un sacrificio importante porque obtiene el 20 por ciento de sus importaciones de petróleo de Irán, con Repsol y Cepsa como principales importadores españoles.

García-Margallo ha dicho que "es obvio" que España va a "sufrir un sacrifico importante", pero ha afirmado que las empresas españolas le han asegurado que pueden encontrar "suministros alternativos", en los que llevan trabajando "un tiempo".