Ribera asegura que el Gobierno "no va a cerrar" ninguna central térmica, sino que dependerá de las empresas

Teresa Ribera preside un acto sobre medio ambiente en el marco del 40 aniversari
Óscar J. Barroso - Europa Press
Publicado 18/12/2018 18:24:29CET

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado que el Gobierno "no va a cerrar" ninguna central térmica, sino que dependerá de en qué medida las empresas que gestionan estas centrales garantizan la seguridad del suministro, según ordena la normativa de la Unión Europea.

Así lo ha afirmado la ministra en el pleno del Senado de este martes, tras una pregunta del senador del grupo Popular Miguel Ángel Ramis, quien ha acusado al Ejecutivo de hacer "postureo ecológico", de igual forma que se ha hecho con la "batalla" a los automóviles diésel.

Sin embargo, Ribera ha contraatacado al senador popular con el mismo calificativo de "postureo ecológico", aludiendo a que el antiguo Gobierno firmó todas las obligaciones ecológicas que impuso la Comisión Europea y que, sin embargo, cuando el nuevo Ejecutivo llegó a la Moncloa "no se encontró con nada hecho".

Según ha explicado la ministra, los plazos para lograr los objetivos ambientales por parte de las centrales térmicas estaban fijados desde el año 2010 y no se tuvieron en consideración, por lo que ha considerado que la firma de las obligaciones "se debía corresponder con ese postureo ecológico".

Así, la titular de Transición Ecológica ha afirmado que "no piensa cerrar nada", ya que solo dependerá de si las empresas que gestionan estas plantas presentan sus decisiones y evalúan si son compatibles con la seguridad del suministro. De lo contrario, tal y como ordena la Comisión Europea, tendrían que cerrarse antes del año 2020.

En su pregunta, Ramis ha indicado que el principal objetivo es "garantizar el suministro a todos los ciudadanos del país". "Lo que importa no es qué centrales se vayan a cerrar sino cómo se va a sustituir el aporte energético de estas centrales".

"Parece que pretenden teñirse de verde y hacer postureo político, como la batalla a los automóviles diesel para apoyar el vehículo eléctrico; pero esto también tiene que tener fuentes eléctricas, ¿todas deben de ser ecológicas?. No es posible", ha sentenciado el senador, al mismo tiempo que ha tildado de "revanchistas, vacuas e inútiles" las medidas del Gobierno en este campo.