Los bancos sistémicos deberán contar con un 16% de activos ponderados por riesgo

Actualizado 20/10/2015 11:46:04 CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los bancos considerados sistémicos deberán contar con un 16% de los activos ponderados por riesgo antes de fin de año para cumplir con los estándares de la TLAC o 'Total Loss-absorbing capacity', según ha explicado el director de Planes de Resolución del Mecanismo Único de Resolución (MUR), Dominique Laboureix.

Durante su intervención en el VI Encuentro Financiero organizado por KPMG y Expansión, Laboureix ha señalado que el objetivo del MUR es trabajar políticas "sin sorpresas, claras y transparentes" en materia de rescate y de resolución, con el fin de que la carga recaiga en el banco, con un coste "mínimo" para los contribuyentes.

Laboureix ha recordado que el MUR surge como una nueva agencia que ha comenzado de cero, cuyo objetivo es contar con 250 ó 300 trabajadores en 18 meses en la que la organización y la información es la clave para funcionar correctamente.

EN BUSCA DEL BENEFICIO PARA EL CONTRIBUYENTE.

Entre sus prioridades está el minimizar el costes de resolución de las entidades para evitar la destrucción de valor, a no ser que sea "inevitable y necesario para la resolución". "Tenemos que conseguir beneficios para los contribuyentes y recuperar la estabilidad bancaria y financiera en toda la Unión Europea", ha destacado.

Laboureix ha precisado que entre las herramientas con las que cuenta el mecanismo para la resolución se encuentra la venta del negocio, los planes de rescate y, si fracasan, la resolución en el caso de que sea lo mejor para el interés público.

Mientras, ha apuntado que los sistemas de información de las entidades, la creación de un fondo de garantía de depósitos común --que constituirá en los próximos ocho años a partir de 2016-- y los requisitos mínimos para pasivos que se les requiere son dos de los obstáculos que se encuentran en el horizonte del MUR. "TLAC y MRL son dos aspectos de la misma cosa y establecerán requisitos coherentes para los bancos", ha añadido.

Finalmente, Laboureix ha subrayado que "si un banco está en dificultades, la alternativa privada debería ser la primera" y, si no es posible, "será insolvente". "Si la resolución es la mejor opción, solo en ese momento se iniciará el proceso", ha explicado.

Para leer más