Bernanke defiende que las medidas nacionales de alivio monetario son beneficiosas para la economía mundial

Actualizado 25/03/2013 20:37:25 CET

LONDRES, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, ha defendido que las medidas de alivio monetario que están aplicando las economías avanzadas apoyan la recuperación y la estabilidad de precios en los propios países, al mismo tiempo que generan beneficios para la economía mundial.

En un discurso pronunciado en Londres, Bernanke incidió en que estas políticas "confieren beneficios netos para la economía mundial en su conjunto" y no deberían ser confundidas con políticas negativas para el comercio. "De hecho, el uso simultaneo de políticas acomodaticias en varios países puede reforzar los beneficios para todos", aseguró.

El presidente de la Fed recalcó que actualmente la mayoría de las economías avanzadas sigue, en diferente medida "bajo las garras de la recuperación de la Gran Recesión", y subrayó que, con la inflación en general contenida, los bancos centrales de estos países están poniendo en marcha políticas monetarias acomodaticias para apoyar el crecimiento.

En su opinión, estas políticas no constituyen devaluaciones competitivas de sus monedas. "Al contrario, como la política monetaria es acomodaticia en la gran mayoría de las economías industriales avanzadas, uno no esperaría grandes y persistentes cambios en la configuración de los tipos de cambios de divisas entre estos países", explicó.

En este sentido, defendió que los beneficios de la expansión monetaria en las economías avanzadas no surgen "de forma significativa" por las variaciones en los tipos de cambio, sino más bien del apoyo a la demanda interna agregada en cada país o región.

"Dado que un crecimiento más fuerte en cada economía confiere efectos secundarios beneficiosos a sus socios comerciales, estas políticas no son para 'empobrecer al vecino', sino más bien una suma positiva, medidas para 'enriquecer al vecino", aseguró.

Asimismo, incidió en que es "crucial" la distinción entre la política monetaria con objetivos nacionales y las devaluaciones de divisas que afectan al comercio u otras medidas proteccionistas. "Las primeras pueden ser mutuamente beneficiosas, las últimas no", agregó.