Actualizado 25/06/2014 13:36 CET

La banca gana 2.243 millones hasta marzo, un 28,6% menos

Pedro Pablo Villasante
Foto: EUROPA PRESS

Las entidades han provisionado desde el inicio de la crisis más del doble de su beneficio

   MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Los grupos bancarios españoles han obtenido un beneficio atribuido de 2.243 millones de euros durante los tres primeros meses del año, lo que supone un caída del 28,6% respecto al mismo periodo de 2013, según datos presentados por la Asociación Española de la Banca (AEB).

   Esta caída de beneficios se explica fundamentalmente por la ausencia de resultados extraordinarios, tras contabilizar 829 millones menos. La tasa de mora se situó en el 8,5%, algo más de un punto y medio porcentual más que hace un año, después de que el crédito a la clientela descendiera un 4,8%, en 67.183 millones.

   Los grupos bancarios provisionaron 6.268 millones de enero a marzo, 499 millones más. Según los datos aportados por la AEB, desde 2007 hasta marzo 2014 las provisiones de los bancos han ascendido a cerca de 172.000 millones, lo que supone más del doble del beneficio contabilizado como atribuido.

   Los fondos propios aumentaron en 5.528 millones, un 3,4% más que hace un año. Este fortalecimiento también se observa en los recursos propios computables, que mantienen una ratio de solvencia por encima del 12% de los activos ponderados por riesgo. La nueva ratio de 'Common Equity Tier 1' se sitúa en el 10,68%.

   En una presentación titulada '2014: se inicia la recuperación', el secretario general de la AEB, Pedro Pablo Villasante, ha indicado que "lo peor de la crisis" ha quedado atrás y ha puesto en valor que los bancos siguen "defendiendo" los márgenes de negocio pese a un entorno "poco propicio" por el reducido crecimiento y el contexto de bajos tipos de interés.

DISMINUYE EL BALANCE AGREGADO

   En este contexto, el balance agregado de los grupos bancarios españoles se situó en 2.246.731 millones de euros a cierre de marzo de 2014, lo que supone un 7,8% menos que el año anterior.

   En este periodo de tiempo se ha reducido en un 20,7% la apelación a los recursos tomados de bancos centrales y de otras entidades de crédito, hasta los 19.068 millones de euros. A ello se une un ligero descenso de los depósitos captados de la clientela y el recorte en un 14,2% del saldo de valores negociables emitidos, que se ha situado en 54.158 millones.

   La AEB señala que esta reducción del pasivo se traslada al activo en una disminución de la inversión en valores de renta fija de 22.789 millones de euros (-6,3%) y un descenso del crédito a la clientela.

   El margen de intereses ha aumentado un 1,6% en el primer trimestre del año, mientras que el margen bruto muestra un ligero descenso del 0,4%. Por su parte, la ratio de eficiencia ha mejorado en un punto porcentual y se ha situado en el 47,9%.

ESTADOS INDIVIDUALES

   Si se tienen en cuenta solo los estados individuales, el resultado del ejercicio se sitúa en 1.913 millones de euros, lo que supone un 41,9% más que hace un año, una vez tenido en cuenta los resultados extraordinarios del ejercicio anterior y tras anotar 211 millones más para el impuesto sobre beneficios.

   A cierre del primer trimestre, el total de activo de los bancos españoles alcanzaba los 1.397.381 millones de euros, un 11,66% menos que hace un año. En este tiempo ha disminuido en un 16,7% la apelación neta a bancos centrales y otras entidades de crédito, hasta los 23.546 millones. También ha bajado en un 2,6% el saldo de depósitos de la clientela, hasta los 19.211 millones, y se reduce en un 24% el saldo de valores emitidos, hasta los 46.709 millones de euros.

CAÍDA DEL CRÉDITO

   Por el lado del activo, el crédito a la clientela ha caído hasta los 49.330 millones de euros hasta marzo (-6,1%), así como la inversión en títulos de renta fija por importe de 40.697 millones (-16,6%). Esto permite que la ratio de créditos sobre depósitos mejore hasta el 108%.

   Los datos de la AEB muestran que el patrimonio neto aumenta en 6.138 millones de euros (+5%), y que la morosidad alcanza el 14% como consecuencia del aumento de los activos dudosos y por el descenso del saldo de cartera crediticia, con un nivel de cobertura del 58%.

   El descenso del margen de intereses del 11% se compensa por el "buen comportamiento" de los resultados de operaciones financieras, de tal forma que el margen bruto y el margen de explotación antes de provisiones aumentan en un 9,7% y en un 16,9%, respectivamente.