Publicado 28/09/2015 14:43CET

Goirigolzarri ve posible en el medio plazo nuevos procesos de consolidación si no aumentan los ingresos

No descarta que el ajuste en el sistema financiero español continúe en los próximos años, aunque el "grueso está hecho"

BILBAO, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ve posible en el medio plazo nuevos procesos de consolidación en el sistema financiero español si no aumentan los ingresos y, por otra parte, no descarta que en los próximos años continúe el "ajuste" en el sector, aunque considera que "el grueso está hecho".

Goirigolzarri ha realizado esta reflexión en Bilbao, donde ha participado en un desayuno organizado por la Asociación de Directivos y Profesionales de Euskadi (ADYPE), donde ha ofrecido la intervención "El sistema financiero ante la recuperación económica. La visión de Bankia".

En su intervención ha analizado la situación del sistema financiero español donde aprecia una "mejora muy clara" y "notable", aunque todavía debe afrontar "grandes retos".

El presidente de Bankia ha afirmado que el sistema financiero español ha hecho "sus deberes" y ha trabajado "fuertemente" en un proceso de consolidación, que era "necesario" en España porque había que "aumentar la masa crítica de las entidades" para "enfrentarse" al reto de la "eficiencia"

Goirigolzarri ha manifestado que, de 53 entidades se ha pasado a 16, y el balance medio se ha multiplicado por tres. El presidente de Bankia cree que la actual estructura es "razonable", pero, no obstante, ha indicado que en esta cuestión y, "mirando al futuro", hay que prestar atención a la "línea de ingresos".

En este sentido, ha manifestado que, teniendo en cuenta la situación de los tipos de interés en España y que se mantiene el desapalancamiento, esa línea de ingresos está "llena de interrogantes".

En este sentido, el presidente de Bankia no descarta que, a medio plazo, se puedan dar nuevos procesos de consolidación si no aumentan los ingresos en el sector. "Si la línea de ingresos se mantiene constante, durante dos, tres o cuatro años es indudable que el sector va a tener incentivos para ir a un proceso de consolidación", ha agregado.

El presidente de Bankia cree que en el corto plazo el sector todavía puede generar beneficios a través de varias "palancas" como la reducción de costes o de la prima de riesgo, pero ha indicado que, si esa línea de ingresos no se incrementa, el proceso de consolidación "va a aparecer". "No creo que sea en el corto plazo, pero en el medio plazo es una realidad a la que tenemos que seguir", ha añadido.

Preguntado por si Bankia puede ser protagonista de alguno de estos procesos, ha indicado que, como consecuencia de su Plan de reestructuración, no puede verse "involucrado" en un proceso de integración, lo que hace que estén "enfocados en el cumplimiento" de su Plan estratégtico. "Ni podemos, ni debemos despistarnos", ha asegurado.

Asimismo, en su discurso, Goirigolzarri ha destacado que se ha dado un "extraordinario" esfuerzo de saneamiento del sistema financiero español, que "ha cargado contra su cuenta de resultados un volumen de provisiones que es aproxidamente el 28% del PIB".

Según ha añadido, la banca española ha aumentado su capital en 100.000 millones durante la crisis y, todo ello, también con "grandes sacrificios personales". En concreto, ha recordado que se han cerrado casi 14.000 oficinas y se han reducido en más de 68.000 personas la plantilla.

Goirigolzarri cree que era un proceso "necesario" para garantizar la "viabilidad y eficiencia del sistema". A su juicio, aunque ya se ha realizado el "grueso del ajuste", cree que en los próximos trimestres o años "continuará" y seguirá la "reducción" pero con una "velocidad y calado menor". Ha añadido que este ajuste en España ha sido "más rápido y profundo" que en el sector europeo.

El presidente de Bankia ha afirmado que, como consecuencia de todos estos esfuerzos, el balance de la banca española es "potente y solvente". Según ha indicado, en la actualidad, no tiene "un problema de solvencia" como ocurría en 2012 y está "bien capitalizada y bien provisionada".

RETOS

Goirigolzarri ha manifestado que, no obstante, debe afrontar unos "retos importante", como son el reto de la rentabilidad y el de la reputación o imagen.

En relación al primero de los retos, ha asegurado que los reguladores piden "más capital" y, para ello, se necesita incrementar la rentabilidad de la banca, algo que "no es tarea sencilla" teniendo en cuenta, según ha insistido, que los tipos de interés están "cercanos a cero" y que continúa el proceso de desapalancamiento de la economía.

Por ello, tras asegurar que, por tanto, es "difícil" incrementar los ingresos de las entidades, ha afirmado que esta situación "compleja" hace necesario un "excelente control" de los costes, de la mora o de las provisiones.

RETO DE REPUTACIÓN

Goirigolzarri se ha referido también al reto de la reputación o imagen y cree que hay que escuchar lo que la sociedad está demandando y explicar el "rol" del sistema financiero.

El presidente de Bankia ha indicado que, en la actualidad, la sociedad está "muy decepcionada" con el sistema financiero y "culpa a los banqueros" del "deterioro" en su nivel de vida. Tras asegurar que se podría "discutir mucho" sobre si los banqueros son los "únicos culpables", cree que en esta crisis han "pagado justos por pecadores".

Goirigolzarri ha asegurado que Bankia sufrió un "grave" problema reputacional" y cree que, para "mirar al futuro", hay que "quitarse la mochila del pasado" y establecer, además, una "clara raya con ese pasado".

En este sentido, tras asegurar que Bankia "lo ha hecho", ha defendido definir un Código de valores que sirva de "guía" y ser "intolerantes" con la "transgresión de los mismos". Goirigolzarri cree que el sector ha realizado está reflexión y considera que la realidad del sistema financiero es "mejor que la imagen que de él se tiene".

El presidente de Bankia cree que es importante también que se haga ver a la sociedad que un sistema financiero "sólido" es necesario también para asegurar el "crecimiento sostenible" de la economía.

Goirigolzarri ha asegurado que un sistema financiero sólido pasa porque "sea rentable" porque, si es "débil", no podrá "financiar la economía".

"Una sociedad no debe pensar que los bancos no deben ganar dinero", ha asegurado el presidente de Bankia, quien ha añadido que es una "rémora" para la sociedad "los bancos con rentabilidad insuficiente para atraer capital".

Tras indicar que, si a la economía va bien, a la banca le irá bien y que, si a la economía le va mal, a la banca le irá mal", ha asegurado que contraponer el rescate de los bancos al de las personas es una "disyuntiva no aceptada". "Se salva a los bancos para salvar a los depositantes", ha apuntado.

Por último, en relación al proceso de la unión bancaria de la UE, cree que se han dado "pasos extraordinariamente notables" y un avance "impensable hace tres años", si bien ha destacado que no será un "proceso fácil y sencillo".