Publicado 12/05/2020 14:57:55 +02:00CET

Regling (MEDE) calcula que España se ahorraría 2.000 millones en intereses con sus préstamos

Klaus Regling, director gerente del MEDE
Klaus Regling, director gerente del MEDE - EUROPA PRESS - Archivo

El bono español a diez años tiene un interés del 1% y el MEDE 'cobraría' un 0,1%

BRUSELAS, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El director gerente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Klaus Regling, ha señalado que España se ahorraría 2.000 millones de euros en intereses si el Gobierno decidiese recurrir a la línea de préstamos que se podrá a disposición de todos los socios de la eurozona para financiar gastos sanitarios relacionados con la pandemia de Covid-19.

En una entrevista con varios agencias europeas, entre ellas la DPA, el alemán remarca que todas las capitales del euro tendrán "déficits fiscales muy grandes este año", por lo que "financiar una parte de ello de forma segura, con bajos tipos de interés, podría ser atractivo para muchos países".

Regling pone el ejemplo de España, cuyos bonos a diez años tienen actualmente un tipo de interés de aproximadamente el 1%, lo que supone "poco menos de 200 millones al año". "En un horizonte de diez años, otro elemento acordado por los ministros de Finanzas, añadiría hasta 2.000 millones de euros para España", explica.

El director gerente del MEDE aplica el acuerdo alcanzado la semana pasada por el Eurogrupo para activar los 240.000 millones de euros en préstamos para los países de la eurozona que lo soliciten.

Según dicho acuerdo, los préstamos tendrán un vencimiento medio de diez años y el tipo de interés se calculará sumando 10 puntos básicos al coste de financiación del MEDE, que en la actualidad ronda el 0%. En consecuencia, los préstamos tendrían un coste casi nulo para los países, de un 0,1%, aunque podría subir si el fondo europeo de rescates eleva su coste de financiación.

La única condición vinculada a estos préstamos será que se utilice para financiar costes sanitarios, directos o indirectos, relacionados con la pandemia de coronavirus, ya sea en materia de cura o de prevención.

Los Diecinueve también acordaron que la Comisión Europea, encargada de la supervisión de estos préstamos, no organice visitas de los funcionarios (los famosos 'hombres de negro') para vigilar que estos fondos se gastan correctamente, como ocurría durante la crisis financiera a partir de 2008.