Actualizado 26/04/2007 18:17 CET

Economía/Fiscal.- Hacienda modificará los mecanismos para favorecer a los ténicos el acceso al cuerpo superior

Ocaña dice que el consorcio tributario con Cataluña debe ser "trasplantable" al resto de comunidades

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, adelantó hoy que la Agencia Tributaria modificará los mecanismos actuales para "favorecer y flexibilizar" el acceso de los técnicos al cuerpo superior, después de que el sindicato Gestha, que aglutina a gran parte de este colectivo, haya demandado en numerosas ocasiones la creación de un cuerpo superior (grupo A en la administración) que englobe a los mismos.

La negativa por parte de la Agencia Tributaria de pasar automáticamente a los técnicos de Hacienda (grupo B) a un cuerpo superior ha llevado a Gestha a convocar para los días 2 y 3 de mayo, coincidiendo con el inicio de la Campaña de Renta, una huelga en todo el territorio nacional.

Tras su comparecencia en la Comisión de Economía y Hacienda del Senado, Ocaña indicó que la propuesta de la Agencia Tributaria es facilitar en los procesos de promoción interna que el cuerpo técnico acceda con más facilidad que ahora al cuerpo superior, por ejemplo, ponderando más la experiencia de los mismos en las oposiciones de acceso y facilitando las pruebas y exámenes a los que deben someterse.

"La opción que se ha plantado desde algunos colectivos es que automáticamente todos (los técnicos y subinspectores) pasen al grupo A y esto es una mala idea y está descartado, primero porque la Agencia necesita el Grupo B (si desapareciera habría que volverlo a crear porque tiene una función fundamental) y segundo, porque los nombramientos se hacen por una selección objetiva, nunca a dedo y, por tanto, debe haber algún tipo de oposición o concurso", reiteró Ocaña.

PONDERAR MÁS LA EXPERIENCIA.

En este sentido, añadió que, por ejemplo, un técnico que lleve en la Agencia Tributaria varios años puede quedar eximido de realizar la prueba práctica durante la oposición de acceso al cuerpo superior.

"Por tanto, planteamos que en la oposición para el grupo A, se reconozca la experiencia a efectos de aquellas partes de la oposición que tienen que ver con la misma y darle más peso", reiteró Ocaña, quien insistió en que se trata, en definitiva, de facilitar a los técnicos el acceso al grupo A, pero manteniendo "la exigencia de objetividad, capacidad y mérito".

Además de facilitar el acceso al cuerpo superior, Ocaña señaló que se mejorará también la carrera administrativa de este colectivo, de tal manera, que dentro del grupo B de la administración existan más niveles que los que hay ahora, con sus correspondientes mejoras retributivas, dado que actualmente los técnicos alcanzan a los pocos años de entrar en el cuerpo el escalafón máximo y tienen nulas posibilidades de seguir mejorando su carrera profesional.

MÁS NIVELES DENTRO DEL GRUPO B.

"En el grupo B a los pocos años, en condiciones normales, se alcanza el nivel máximo y ya no se pasa de ahí hasta el momento de la jubilación. Lo que queremos es que dentro de este mismo grupo B, sin dejar de ser cuerpo técnico, haya varios escalones y más niveles que los que hay ahora", subrayó.

Ocaña señaló que estas ofertas se trasladarán al colectivo de técnicos en la mesa de diálogo que se ha abierto en la Agencia Tributaria, toda vez que pase el proceso de elecciones sindicales en el organismo, que tenían lugar hoy en toda España, si bien añadió que los técnicos ya conocen la intención de Hacienda de poner en marcha estas medidas.

También ofreció la posibilidad de analizar determinadas funciones que están desempeñando efectivos del cuerpo técnico que anteriormente eran realizadas por el cuerpo superior. "Aquí hay un desajuste que queremos corregir y es de justicia hacerlo", añadió.

En su opinión, este conjunto de iniciativas son una "buenísima y razonable" oferta para resolver la demanda de Gestha de crear un cuerpo superior que englobe a todos los técnicos y subinspectores de la Agencia Tributaria, aunque de momento el sindicato mantiene la convocatoria de huelga.

MEJORAR LOS COMPLEMENTOS DE PRODUCTIVIDAD.

Al mismo tiempo, Ocaña señaló que la administración tributaria desea también que los complementos de productividad que reciben actualmente los funcionarios del organismo no tengan en cuenta únicamente la deuda descubierta en actas (con independencia de que luego se cobre o no), sino otros parámetros como el esfuerzo, la dedicación o la constancia. Además, indicó que la evaluación del desempeño de cada empleado debe hacerse de forma permanente y continua y no de manera puntual.

Junto con la demanda concreta del colectivo de técnicos y las mejoras de la productividad, Ocaña se refirió también a la necesidad de mejorar el número de efectivos de la Agencia Tributaria para ser más eficaces en la lucha contra el fraude. En este sentido, recordó que entre 2007 y 2010 se incorporarán un total de 338 nuevos inspectores (entre promoción interna y nuevas plazas), así como 2.180 efectivos del cuerpo técnico.

Con este ampliación de la plantilla, tras los descensos experimentados entre 2001 y 2005, Hacienda quiere potenciar las tareas de inspección fiscal, especialmente el fraude más complejo en IVA e Impuesto sobre Sociedades, mediante la reorganización de las distintas áreas de la Agencia, dedicando más efectivos a la lucha contra el fraude. "España tiene un problema de fraude importante y vamos a intentar atajarlo", enfatizó.

CONSORCIO CON CATALUÑA.

Por otro lado, el secretario de Estado de Hacienda se refirió también durante su comparecencia al futuro consorcio entre la administración tributaria central y la catalana contemplado en el Estatut, y señaló que actualmente se está diseñando en la Comisión Mixta las funciones del mismo, si bien recordó que el propio Estatut contempla un plazo de dos años desde su entrada en vigor para ponerlo en marcha.

En este sentido, afirmó que "tiene todo el sentido" que se intente dar cabida a las administraciones territoriales en la gestión de determinados aspectos tributarios, pero dejó bien claro que el nuevo modelo no puede suponer una pérdida de eficacia frente al sistema actual, y añadió que los tributos "de ámbito supranacional" deben seguir gestionándose por la administración central.

En su opinión, el modelo de consorcio con Cataluña debe, en primer lugar, garantizar una gestión única del sistema de información y de las bases de datos y, en segundo lugar, asegurar una gestión unificada de pagos a cuenta en la imposición sobre la renta. Además, debe preservar la unidad de mercado y debe haber una "grado razonable" de coordinación entre las distintas administraciones.

Por último, dejó bien claro que el modelo de consorcio que se defina con Cataluña debe ser "trasplantable" al resto de comunidades autónomas que también contemplen su creación, como es el caso de Andalucía, Baleares o Canarias.

"Es fundamental que acertemos a la primera (en el diseño del consorcio tributario catalán) porque luego servirá de molde para otras comunidades autónomas", concluyó.