Actualizado 12/06/2007 16:19 CET

Economía/Fiscal.- El Reaf dice que la reforma del Impuesto de Sociedades "se ha quedado corta" y es "bastante prudente"

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

La reforma del Impuesto sobre Sociedades, que supone un recorte de los tipos impositivos y una eliminación gradual de la mayor parte de las deducciones fiscales, "se ha quedado corta" y es "bastante prudente", según el Registro de Economistas Asesores Fiscales (Reaf), que valora, no obstante, de forma positiva las características generales de la misma.

El presidente del Reaf, Jesús Sanmartín, indicó que la rebaja de "sólo" cinco puntos del tipo general del Impuesto sobre Sociedades, del 35% al 30%, se hace en dos años, y añadió que la eliminación de deducciones ha sido "demasiado drástica" en cuanto a los incentivos suprimidos, haciendo además más complicado el impuesto porque se reducen en varios años con calendarios diferentes. Para las pymes, el tipo se ha rebajado del 30% al 25% en un sólo ejercicio.

En materia de deducciones, Sanmartín criticó el recorte gradual de la deducción por I+D+i hasta el año 2012 (a partir de este ejercicio se estudiará su viabilidad) dado el déficit de España en estas actividades. En la misma línea, señaló que se ha "herido de muerte" la deducción por reinversión de beneficios, ya que se ha limitado a inversiones consideradas productivas, aunque reconoció que esta deducción necesitaba "matices".

POCA REBAJA.

En este sentido y preguntado al respecto, señaló que los datos del primer trimestre del año, que apuntan a una rebaja para las empresas de 300 millones de euros, ponen de manifiesto que la rebaja de tipos impositivos no ha llegado a compensar la eliminación de las deducciones, si bien admitió que aún es pronto para valorar el alcance concreto de la citada rebaja.

El Reaf tampoco ve con buenos ojos la valoración obligatoria a valor de mercado que introduce la reforma en el caso de las operaciones vinculadas, ya que considera que este cambio sólo tiene sentido para operaciones que se realizan entre entidades domiciliadas en diferentes países y para grandes empresas, pero no con carácter general.

En cambio, los asesores fiscales valoran de forma positiva la supresión del régimen especial de sociedades patrimoniales. "Este régimen desde un principio ha dado tantos o más problemas que su antecesor, el de transparencia fiscal. Estimamos que la supresión del mismo es lo más acertado", añadió Sanmartín.

NOVEDADES EN LA DECLARACIÓN DE SOCIEDADES.

Por otra parte, el Reaf aprovechó el comienzo de la Campaña de Declaración del Impuesto sobre Sociedades del año 2006 para recordar las novedades de este año, entre las que destacó el aumento al 12% de la deducción por inversiones medioambientales si se adquieren vehículos nuevos de transporte por carretera, o el incremento al 15% de la deducción para las empresas de reducida dimensión que fomenten las nuevas tecnologías.

Además, este año se flexibiliza el régimen especial de empresas dedicadas al arrendamiento de viviendas y se hace obligatoria la presentación telemática del modelo 201 (simplificado) para sociedades anónimas y limitadas, la inmensa mayoría.

MÁS PRESIÓN PARA LOS ASESORES.

Este nuevo requisito de presentar de forma obligatoria la declaración simplificada por Internet conllevará, según Sanmartín, que muchas de estas empresas, sobre todo las más pequeñas, tengan que hacerse con una firma digital para poder presentar su declaración de forma telemática y acudan para ello a la ayuda de su asesor fiscal.

"Este no es el camino adecuado para fomentar la sociedad de la información porque las empresas presionarán a los profesionales y estos se verán obligados a presentar declaraciones con un marco jurídico (el de colaborador social) muy difuso, en el que carecen de derechos", subrayó Sanmartín, que pidió un nuevo régimen que defina con más claridad y mayor seguridad jurídica el estatus del asesor fiscal.