Economía.- (Amp) Toxo y Méndez ven posible un acuerdo pero piden que no haya "intoxicaciones ni propuestas desconocidas"

Francisco Carbonero, Ignacio Fernández Toxo, Cándido Méndez y Manuel Pastrana
EP
Actualizado 21/01/2011 15:03:57 CET

Los dirigentes de UGT y CC.OO. acuden a una asamblea y manifestación en Sevilla, donde participan 8.000 delegados de toda Andalucía

SEVILLA, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, han asegurado este viernes que es "posible y necesario" alcanzar un acuerdo con el Gobierno en materia de pensiones y reforma laboral, aunque han pedido que no haya "intoxicaciones, filtraciones ni propuestas desconocidas" a falta de apenas unos días para llegar al plazo límite de negociación.

Entre esas propuestas y filtraciones, los dirigentes sindicales se han referido a la nueva ayuda de 350 euros que se anunció ayer para los parados que no cobran prestación ni subsidios, y han recordado que el 25 de enero, fecha en la que debería estar cerrado el acuerdo, "está cerca", por lo que han considerado que es momento "de concretar posturas" entre las partes.

En rueda de prensa en Sevilla previa a una asamblea con delegados de CC.OO. y UGT, Toxo y Méndez han reconocido que actualmente las posturas siguen alejadas y han valorado el "acercamiento" de los nuevos dirigentes de la CEOE, con quienes "no tienen un actitud tan alejada como el Gobierno" en materia de negociación colectiva.

"Tras la crisis de dirección, esta CEOE ha entrado en una lógica distinta y está mas habituada a la negociación y hay oportunidad para el acuerdo, aunque el diablo está en los detalles y vamos a entrar en los detalles a partir de hoy", han dicho.

A su juicio, el Gobierno "debe dar un paso" adelante para propiciar el acuerdo y pacto social "global", que pasa por "reconstruir el Pacto de Toledo y un cambio de actitud en relación con la negociación colectiva y con las pensiones".

Tras la asamblea de delegados, ambos dirigentes, acompañados por el secretario general de CC.OO.-A, Francisco Carbonero, y el secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana, han participado en una manifestación desde el palacio de deportes de San Pablo hasta la sede de la Tesorería General de la Seguridad Social, junto a la estación de Santa Justa de Sevilla.

En su intervención en rueda de prensa, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha apuntado que una de los elementos "claves" para entender que "hoy sí se puede llegar a pacto y antes no" ha sido la renovación de la presidencia y la cúpula de CEOE, así como los efectos de la huelga del 29 de septiembre, ya que "se diga lo que se diga, ha tenido un impacto muy fuerte y ha afectado a la credibilidad de la política del Gobierno", de forma que ha visto que tomar medidas "por la vía de la imposición" es "inútil y perjudicial".

Méndez ha apuntado que la reforma laboral en sus meses de aplicación "ha hecho aumentar la temporalidad y se ha producido una situación interna de contratos indefinidos por temporales, además de abaratar los despidos", a lo que se suma "la incertidumbre que se mantiene en los mercados financieros".

El secretario general de UGT, que ha reiterado su voluntad de pacto, ha advertido de que España "se adentra en un triángulo de las Bermudas en el plano económico, toda vez que hay un paro enorme, un crecimiento muy débil y una inflación alta", de forma que "no se resolverá la situación de crisis si no se rompe ese triángulo, tendremos muchas dificultades para la recuperación" y ha apostado por "un esfuerzo común compartido cada uno en su papel para intentar dar un punto de inflexión a la situación" y en ese sentido ha apuntado situaciones como la subida de la gasolina.

Sobre la marcha de la negociación, Méndez considera que tiene la sensación de "estar cribando algo y no se queda nada en el cedazo", ya que "el Gobierno habla, nos enteramos a través de los medios de propuestas como intercambios de cromos y planteamientos grotescos, incluso con guiños a los sindicatos, e incluso con propuestas que oficialmente nunca han estado sobre la mesa".

Por ello, ha pedido al Gobierno que "se empiece a aclarar y salir de la confusión, haciendo reconstruir el Pacto de Toledo y buscando fórmulas que permitan resolver el cuello de botella en el que estamos", puesto que "el Gobierno se mueve entre la confusión y la angustia por los mercados financieros y ya existe ofensivas para que el Gobierno se aleje del pacto". En ese punto, le ha recordado al Gobierno que "cuando Francia y Alemania no tenían aplicado la jubilación a los 67 años, nosotros en España ya lo planteamos en el Pacto de Toledo por la vía de incentivos voluntarios" y ha recordado que la edad real de jubilación "es una de las más altas de Europa, con 63,6 años.

En ese sentido, este dirigente sindical considera que "no tiene sentido" efectuar comparaciones "forzadas" con Francia y Alemania, donde existe "cierta coherencia interna", mientras que el Gobierno central efectúa planteamientos "bastante incoherentes", que, a su juicio, "no estimulan el crecimiento económico", de forma que "las situaciones de estos países son bien distintas al nuestro, con otro mercado laboral y otros componentes".

TOXO: NO CONFUNDIR.

Por su parte, el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha lamentado que conozcan nuevos datos "a través de los medios", por lo que ha pedido "no se confunda ni intente confundir a la opinión, especialmente en temas sensibles que afectan a mucha gente".

Sobre la nueva propuesta de los 350 euros, Toxo ha dejado claro que "esta propuesta no es la misma que presenta a las comunidades autónomas" ha apuntado que el Gobierno "debe establecer no un compromiso etéreo de que se puede reponer una parte de la prestación sino que hay que completar hasta los 426 euros y garantizar que se va a pagar, que no sea algo sujeto a disponibilidades presupuestarias".

Ha lamentado que se planteen, a través de los medios, propuestas que "no están en la mesa de negociación", como la necesidad de 39 años de carrera de cotización para las pensiones, en vez de los 41 años, de forma que "si han dado ese peso, que lo formalicen", aunque considera que esa propuesta es todavía alta".

"Ya no estamos en el tiempo de la intoxicación pública sino de defender con claridad las posiciones de cada una de las partes", ha aseverado Toxo, para el que el acuerdo "debemos hacerlo posible porque es necesario", un acuerdo "amplio, que contemple cambios en los aspectos más groseros sobre las pensiones y la negociación colectiva", de forma que "la regulación de los derechos laborales, más allá de la ley, se establezca a través del convenio colectivo, pero la tendencia hasta ahora del Gobierno, que se ha retirado, era la individualización de las relaciones laborales, y eso era un disparate".

Asimismo, tras apostar por "reforzar la red de protección social", Toxo ha asegurado que la actividad económica "está bajo mínimos" tras la reforma laboral, una reforma que "es necesario revertir" y ha insistido en la iniciativa legislativa popular para reforma dicha ley.

A juicio de este dirigente sindical, el Gobierno, con su política social, "pone una alfombra roja a la derecha y se está suicidando con su base social, gobierna en benefició de las élites y en contra de la mayoría social, cuando las cosas se deben hacer de otra manera". "El Gobierno parece que se quiere retrotraer a antes de 1982 y eso plantean en la negociación con la supresión de la jubilación anticipada", se ha lamentado.

"El Gobierno sólo ve la reformas de las pensiones desde los resultados que les dan la hoja de cálculo, por lo que debe tener voluntad política, alejarse de los mercados y acercarse a sus ciudadanos", ha aseverado Toxo, quien ha mostrado su voluntad de acuerdo "hasta el final".