Economía/Empresas.-Panrico y sindicatos inician negociaciones para buscar alternativas al cierre de la fábrica de Donuts

Actualizado 31/07/2006 19:23:53 CET

Los trabajadores califican de "bárbaras" las primeras propuestas de la empresa, que contempla recortar un tercio de la plantilla

SEVILLA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Panrico y los sindicatos CC.OO y UGT, con la mediación de la Consejería andaluza de Empleo, acordaron hoy constituir una comisión negociadora para buscar alternativas al cierre de la fábrica de Donuts en Sevilla.

El director general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía, Javier Guerrero, y el delegado provincial de Empleo, Antonio Rivas, mantuvieron hoy un encuentro con la dirección del grupo y las organizaciones sindicales, en la que se fijó el calendario de negociaciones, según informaron a Europa Press fuentes de la Delegación Provincial de Empleo.

La negociación de las posibles alternativas al cierre de la planta sevillana, que comenzará el próximo día 17 de agosto, se basará en la posibilidad de acometer un plan de inversiones nuevo, que incluya "aspectos sociales".

Además de esta reunión, la dirección de Panrico se entrevistó con los dirigentes del comité de empresa de la planta de Sevilla, quienes advirtieron de que "las alternativas que plantea la empresa para no cerrar son una barbaridad absoluta". En declaraciones a Europa Press, el presidente del comité, José María Díaz, señaló que "parecen decir 'no te cierro, pero te dejo en la miseria'".

RECORTE DE PLANTILLA.

Según criticó, se propone un régimen de flexibilidad en las condiciones de trabajo que "no tiene en cuenta las necesidades de los trabajadores"; una reducción salarial y un recorte de plantilla en unos 80 trabajadores, de los 240 que componen la plantilla, a través de "prejubilaciones, recolocaciones e indemnizaciones".

Estas propuestas serán analizadas próximamente en un pleno del comité de empresa y en una asamblea de trabajadores, indicó Díaz, quien, por otra parte, agradeció el respaldo del delegado de Empleo y le solicitó que "apoye todo lo que los trabajadores reivindiquen".

Según CC.OO, la fábrica de Sevilla, que lleva abierta más de 40 años, ocupa en la actualidad a más de 230 trabajadores y genera más de 140 puestos indirectos. Los empleados han desarrollado desde el pasado 10 de junio numerosas protestas ante el temor de que el grupo cierre la factoría.