Fedeca propone un Estatuto del Directivo Público como arma contra el "dedazo y la rotación"

Publicado 17/09/2018 13:03:26CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones de Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado (Fedeca) propone la creación de un Estatuto del Directivo Público, que permitiría fortalecer la neutralidad política de los altos funcionarios, favorecería la rendición de cuentas en los puestos de alta dirección y serviría como arma para acabar con "el dedazo y la rotación".

En concreto, el Estatuto regularía de forma "consensuada" diferentes aspectos de estos trabajadores para dotarles de "independencia, neutralidad, estabilidad y eficacia". Así, apuesta por impulsar un proceso independiente de selección de los directivos públicos, en línea con modelos de otros países, para que una autoridad distinta e independiente al órgano que designa el alto cargo acredite el mérito y capacidad de los candidatos.

Por otro lado, respecto al mandato, Fedeca apuesta por un plazo fijo de cinco o seis años, que fuese superior al ciclo político y que podría ser prorrogable tras una evaluación del rendimiento del alto cargo en cuestión.

Asimismo, aboga por recoger una evaluación del rendimiento del trabajador con incidencia en sus retribuciones y permanencia. "Consideramos que la Administración tiene esta obligación y deber. El ciudadano tiene que ver que los funcionarios públicos dan resultados positivos en la ejecución de sus programas", ha apostillado, tras asegurar que "lo lógico es que a las personas de la alta dirección se les exija responsabilidad y seriedad".

Por otro lado, apuesta por determinar de forma clara el concepto, funciones y clases de los directivos públicos, por prever unos requisitos previos necesarios para este personal o por regular el procedimiento de designación y la necesidad de que el directivo público publique planes y programas de mandato.

En lo que respecta a la retribución, Fedeca considera que debe ser "adecuada e idónea", además de "atractiva". En esta línea, el presidente de Fedeca, Jordi Solé Estalella, ha afirmado que la retribución estará ligada al cumplimiento, dependerá del sector en el que esté y será una "cantidad significativa". No obstante, ha asegurado que todavía no se ha concretado la cifra.

Respecto al cese, apuesta por que se regulen las causas objetivas de cese con causas tasadas en la norma para dotar a este Estatuto de "estabilidad e independencia".

Por otro lado, el Estatuto incorpora principios de buena gobernanza, recogidos en un código ético para que los altos directivos proyecten "una imagen ejemplar".

Fedeca quiere que esta propuesta sea gradual y asegura que "desearía" que estos principios puedan irse extendiendo a las comunidades autónomas para conseguir que también tengan un Estatuto del Directivo inspirado en los mismos principios de este.

En un encuentro con los medios para presentar esta propuesta, el presidente de Fedeca ha puesto de relieve que todos los gobiernos, "sea cual sea su color político", necesitan directivos en las administraciones en los que confiar y acabar con los cambios frecuentes en los altos niveles de la Administración.

"Es muy frecuente ver con cada cambio de Gobierno ceses indiscriminados y cambios de responsables de la función pública que no responden a causas objetivas", ha señalado Solé, tras afirmar que, según datos de la OCDE, España es, junto a Turquía y Chile, el país donde los nuevos gobiernos realizan más cambios en los altos directivos.

Así, Fedeca ha instado a las autoridades y partidos políticos a trabajar y debatir en esta propuesta. De hecho, espera que los distintos grupos parlamentarios que tienen este documento se interesen por el tema esta semana, porque es una medida "que interesa a todos". "Nos gustaría que viniese acompañado de un pacto global de los políticos", ha apostillado el presidente de Fedeca.

"Se trata de una reforma urgente y necesaria para conformar una Administración profesional, imparcial e independiente, que afronte los retos futuros y cuyo principal objetivo sea el verdadero servicio público", ha concluido Fedeca.