Actualizado 04/08/2015 15:12 CET

CC.OO. y UGT creen que son "electoralistas e insolidarios"

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Los sindicatos CC.OO. y UGT consideran que los Presupuestos Generales de 2016 son "electoralistas e insolidarios", dado que se olvida a los damnificados de la crisis, que son los parados, los excluidos sociales u los trabajadores con empleos precarios.

   En sendos comunicados, CC.OO. critica que no sólo se olvida de las personas en peor situación, sino que además los "exprime aún más", financiando con el recorte de su protección la rebaja de impuestos y la reducción del déficit público. "Hoy hay el mismo volumen de parados registrados que había en el verano de 2011 y, sin embargo, el Gobierno gastará en 2016 un 39% menos en protección por desempleo", subraya.

   La protección por desempleo, añade, se recorta en 2016 en 5.890 millones de euros con respecto a lo presupuestado en 2015. A su juicio, esta fuerte rebaja se explica por la mejora del empleo, pero también por el fuerte recorte de la protección llevado a cabo por el Gobierno en 2012.

   CC.OO. defiende una política presupuestaria distinta, con un sistema fiscal dedicado a conseguir, "de manera justa", los recursos necesarios para financiar políticas que impulsen al máximo el crecimiento y la creación de empleo de calidad, y que reparta las cargas de la crisis, atendiendo a las personas en peor situación.

   En la misma línea, UGT considera que las cuentas públicas del próximo año obedecen a una estrategia de "carácter electoral", se sustentan en una recuperación económica "ficticia", priorizan el déficit y la consolidación fiscal, no corrigen los principales desequilibrios de la economía y son "terriblemente insolidarios".

   Para el sindicato, las personas desempleadas son las más castigadas, pues la reducción de las prestaciones está más ligada a la disminución de la tasa de cobertura y la bajada "intensa y continuada" de la prestación media más que a la reducción del paro.

   UGT considera que frente a esta política económica que genera "precariedad, desigualdad y pobreza", es preciso un nuevo modelo en el que se prime el empleo estable y de calidad, se refuerce la protección social de las personas y se potencie un sistema productivo que favorezca un crecimiento sostenido y duradero.