5 de abril de 2020
 
Publicado 17/02/2020 14:28:10 +01:00CET

El coronavirus es un riesgo para la economía alemana, según el Bundesbank

FRÁNCFORT (ALEMANIA), 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

La debilidad de la economía alemana, que se estancó en el cuarto trimestre de 2019, no ofrece perspectivas de cambios sustanciales en el arranque de 2020, a pesar de la menor incertidumbre sobre las tensiones comerciales y el 'Brexit', mientras que el brote del coronavirus en China representa un riesgo para la economía, según ha advertido el Bundesbank, el banco central germano, en su último boletín mensual.

"Existen riesgos económicos con respecto al brote del coronavirus en China", señala el Bundesbank, así como a raíz de las medidas de contención aplicadas, que pueden resultar en significativas pérdidas económicas a corto plazo para China, pero que pueden afectar también a otras economías, apunta el Bundesbank, que considera probable un "descenso temporal" de la actividad a nivel general, que perjudicaría a la actividad exportadora de Alemania.

En su análisis, la institución presidida por Jens Weidmann apunta que
el impacto negativo del coronavirus sobre el crecimiento de la economía podría ser mayor que el de la epidemia del SARS en 2002/2003, cuando el número de infectados fue significativamente inferior y las autoridades reaccionaron con menor vigor.

En este sentido, el banco central alemán advierte de que "algunas cadenas globales de suministro podrían verse afectadas por las medidas de seguridad adoptadas", lo que podría dar como resultado "cuellos de botella" en algunas industrias de Alemania.

No obstante, el Bundesbank confía en que la recuperación de la actividad se normalizará con rapidez una vez que la enfermedad haya sido contenida.

Al margen de la amenaza del coronavirus, el banco central germano advierte de que aún falta encontrar una solución definitiva a los conflictos comerciales, así como determinar cómo será la relación futura entre Reino Unido y la UE, mientras persisten tensiones geopolíticas en distintas partes del mundo y continúan existiendo problemas estructurales en los países de la eurozona.

En cuanto a la evolución de la economía alemana, el crecimiento del PIB del cuarto trimestre se estancó, tras incrementarse un 0,2% en los tres meses anteriores, lo que dio como resultado un crecimiento del 0,6% en el conjunto de 2019.

"Las todavía muy buenas perspectivas de ingresos y laborales de los consumidores" contribuyeron al desempeño significativamente mejor del sector servicios de la economía alemana, el más orientado a la demanda doméstica, en comparación con el desempeño del sector industrial.

"No se esperan cambios económicos significativos en el comienzo de 2020", apunta el Bundesbank de cara al primer trimestre del año, aunque subraya que la confianza del sector manufacturero ha mejorado de manera visible, lo que podría sugerir que la presión a la baja sobre la producción industrial "se está aliviando de manera gradual".

Para leer más