Actualizado 27/07/2012 19:17 CET

Economía.- (Amp) González-Páramo cree que si los mercados ven "irreversible" el euro, no haría falta intervención de BCE

Juan Manuel González-Páramo
EUROPA PRESS

Afirma que, si España cumple con sus compromisos, debería producirse un "tránsito suave y estable" hacia el otoño

SAN SEBASTIÁN, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El exmiembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo José Manuel González Páramo cree que, si los mercados piensan que el proyecto del euro es "irreversible", no haría falta "incluso" la intervención del BCE. Asimismo, ha indicado que, si España cumple con sus compromisos, debería producirse un "tránsito suave y estable" hacia el otoño.

Asimismo, ha considerado que "no hay novedad" en las palabras del presidente del BCE, Mario Draghi, garantizando el apoyo de banco para proteger el euro porque es algo que "lleva años" diciendo esta institución. A su juicio, las citadas declaraciones reflejan la "volatilidad del mercado, que no es únicamente especulativo" y supone una "muestra de que cualquier evento en verano es magnificado por el mercado".

En ese sentido, ha considerado "positiva" esta declaración "en la medida en que reafirma el compromiso de la institución con la estabilidad del euro", aunque ha señalado que la reacción de los mercados ha sido "tan exagerada" como la que se ha visto "en la otra dirección" con la escalada de la prima de riesgo.

González-Páramo ha realizado estas afirmaciones antes de participar en los cursos de verano de la UPV/EHU en San Sebastián, donde ha defendido la "independencia" de la institución del BCE que, según ha apuntado, "no puede aceptar instrucciones ni presiones de nadie".

Asimismo, se ha mostrado convencido de que "de aquí a diciembre el plazo es largo, pero si todos los actores cumplen con sus compromisos no tiene por qué ser un periodo angustioso en términos financieros porque los mercados estarán convencidos, como parece que lo estuvieron ayer después de oír las palabras de Draghi, de que esto es un proyecto estable, un proyecto para quedarse".

"HOJA DE RUTA"

En esa línea, se ha mostrado convencido de que "si durante el otoño la cumbre Europea se pone de acuerdo en la hoja de ruta para construir el euro 2.0, que es una unión, bancaria, económica, política, no hará falta que el BCE haga intervenciones verbales o extraordinarias para que los mercados cambien".

"Si los mercados piensan que el proyecto es irreversible, incluso creo que no haría falta la intervención BCE porque los mercados estarían convencidos de que el euro 2.0 es algo para quedarse", ha asegurado González-Páramo, quien ha apuntado que las acciones del Banco Europeo "pueden ser muchas y de cara al futuro más de las que hemos conocido hasta ahora" pero ha advertido de que "el éxito a largo plazo es absolutamente condicional en que cada país cumpla con sus propios programas y el conjunto de políticos europeos cumplan sus compromisos".

Por ello, ha insistido en que si España "cumple los compromisos que tiene acordados en términos de déficit y otro tipo de reformas, si el programa bancario que se ha acordado con la UE sigue adelante, y todo lo progresa según lo previsto, si el país cumple con sus compromisos debería producirse un tránsito suave y estable hacia el otoño".

"La clave aquí no es que se haga todo mañana, porque entre otras cosas es políticamente imposible, lo que hace falta es convencer a los agentes del mercado que este proyecto va en serio", ha remarcado.

SALIDA DEL EURO

Gónzalez-Páramo ha manifestado que el BCE "no pone límite alguno en su capacidad para prestar a entidades financieras solventes y estará a la altura", para responder con un "no rotundo y con mayúsculas" a la posible salida de algún país del euro.

A su juicio, esto "carece de sentido, tanto político como económico, porque nadie gana y todos pierden". De esa manera, el exmiembro del Comité Ejecutivo del BCE ha subrayado que no es posible desmontar la moneda única "como un puzzle".

"La salida de un país no sería la última salida y en ese momento si veríamos movimientos especulativos en el mercado que podrían determinar que ese país no tiene otro remedio que abandonar. Sería el juego de las fichas del dominó", ha alertado.

En ese sentido, ha aseverado que el euro "es la expresión de la división política de Europa proyectada hacia el futuro" y ha señalado que "el capital político que hay invertido" en la moneda única europea "es de tal magnitud que los políticos harán lo necesario para consolidarlo, para que se preserve en su actual composición".

Finalmente, ha considerado que es "difícil" que el crédito neto crezca en los próximos trimestres porque "una economía puede permitirse el nivel de deuda que le da su crecimiento, su demografía, y parece que España se ha pasado varios múltiplos en ese proceso".

No obstante, ha apostado por que, si se detectan "problemas especiales" en el caso de la pymes, el Banco Central diseñase nuevas formas de hacer llegar la financiación a ese segmento.