Actualizado 14/03/2014 21:08 CET

Economía.- EEUU y la UE acuerdan explorar cómo reforzar beneficios del acuerdo comercial para las pymes

BRUSELAS, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos y la Unión Europea se han comprometido a explorar cómo reforzar las ventajas para las pequeñas y medianas empresas de un acuerdo de inversión y comercial que ambas partes negocian en el marco de la cuarta ronda de negociaciones celebrada desde el lunes hasta el viernes en Bruselas.

El jefe negociador de la UE, Ignacio García Bercero, ha defendido en la rueda de prensa final al término de la cuarta ronda de negociaciones entre las pymes son las que crean la gran mayoría de puestos de trabajo en ambos lados del Atlántico y constituyen la "espina dorsal" de las economías. En la UE representan dos de cada tres empleos en el sector privado.

"Tanto Estados Unidos como Europa comparten firme compromiso con expandir la participación de las pequeñas y medianas empresas en el comercio trasatlántico y en inversiones", ha confirmado el jefe negociador estadounidense, Dan Mullaney, que ha dejado claro que las pequeñas empresas "son motores de crecimiento, creación de empleo e innovación" a ambos lados del Atlántico.

"Las pequeñas empresas implicadas en el comercio internacional crecen más rápido, pagan salarios más altos, crean más empleos que las que sólo sirven en sus mercados nacionales", ha recalcado el estadounidense.

Por ello ambas partes han acordado "explorar mecanismos" para incorporar "un capítulo dedicado para facilitar a las pymes aumentar las garanticas del TTIP" como se conoce al acuerdo de inversión y comercial bilateral negociado. "Será la primera vez para la UE. Muestra lo serio que vamos en esta cuestión", ha recalcado el jefe negociador europeo.

"El documento conjunto que publicamos hoy incluye ejemplos de pymes a ambos lados que ya se están beneficiando del comercio entre Estados Unidos y la UE y pueden esperar incluso más oportunidades del acuerdo TTIP", ha explicado el estadounidense.

Ambas partes han discutido esta semana cuestiones centrales del acuerdo incluido tarifas, servicios, inversiones y licitaciones y ya han intercambiado ofertas en tarifas pero no en servicios ni licitaciones, ha recordado García Bercero, mientras que Mullaney ha destacado el interés en avanzar en reducir las barreras al comercio por normas innecesarias pero sin reducir los altos niveles de protección medioambiental, de protección al consumo o salud o seguridad alimentaria o fitosanitaria.

"Estamos avanzando muy rápido" en las negociaciones, ha asegurado el estadounidense, que ha rechazado vaticinar si ambas partes pueden concluir las negociaciones en 2014 o 2016. En todo caso, ha insistido en que se avanza lo más rápido posible pero que es importante lograr "un buen acuerdo" que contribuya al crecimiento, creación de empleo y las exportaciones. Garcia Bercero ha confirmado que habrá otra ronda de negociaciones antes del verano en Washington.

DEFIENDEN PROTECCIÓN DE INVERSIÓN Y MECANISMO DE DISPUTA

Ambas partes han defendido además la importancia de negociar un mecanismo de resolución de disputas sobre las inversiones, preguntado por el deseo del Gobierno alemán de excluirlo del acuerdo comercial bilateral.

Mullaney ha defendido que el acuerdo deberá incluir una protección "apropiada" para las inversiones y mecanismo de disputa. "Es importante que estas disposiciones respeten el espacio regulatorio", ha apostillado.

Por su parte, el jefe negociador de la UE ha rechazado pronunciarse sobre la posición del Gobierno alemán hasta que no sea comunicada de manera formal y ha recordado que el mandato de negociación aprobado por los Estados miembros incluye explorar la inclusión de la protección de las inversiones y un ISDS y ha defendido la necesidad de garantizar "un modelo muy mejorado" de protección, a la vez que impida "el riesgo de abusos" y los conflictos de intereses.

EL ESCÁNDALO DEL ESPIONAJE, AL MARGEN DEL ACUERDO

Preguntados por la exigencia de la Eurocámara de excluir la protección de datos del acuerdo a raíz del escándalo de espionaje, el jefe negociador de la UE ha reiterado que "el TTIP no es el lugar adecuado para abordar las divergencias de opinión o las distintas cuestiones que deben resolverse entre EEUU y la Unión Europea en lo que se refiere a la protección de la privacidad", cuestiones que se están abordando en otras instancias.

"En el contexto del TTIP estamos dispuestos a discutir el flujo de datos. Al final y al cabo es una parte central del componente de la economía moderna y tenemos interés en discutir estas cuestiones con Estados Unidos, pero siempre lo hacemos desde una premisa muy simple y clara, que cualquier dato personal que se transfiera de la UE a otro país, incluido Estados Unidos, tiene que ser conforme a la legislación de la UE sobre privacidad de datos, presente o futura", ha precisado.

El jefe negociador estadounidense ha confiado por su parte en que puedan negociar un acuerdo que "respete los regímenes de privacidad legítimos de ambos lados del Atlántico" pero ha defendido también "tener disposiciones" que puedan facilitar el comercio tras recordar que "la espina dorsal" del mismo en muchas maneras "es el flujo de datos entre nuestras dos economías".

Para leer más