Economía.- Jordi Sevilla cree que las administraciones públicas son "reticentes" a que se evalúen sus políticas

Actualizado 18/01/2011 14:03:50 CET

El Ministerio de Trabajo e Inmigración es uno de los "más activos" en materia de evaluación, según AEVAL

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ex ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, ha destacado la "reticencia" de las administraciones a que se evalúen sus políticas y ha pedido a todos los gobiernos y organismos un mayor esfuerzo al considerar que en "momentos excepcionales" como los que atraviesa la economía española se han de llevar a cabo "acciones excepcionales" que permitan explicar los recortes de gastos o la supresión de determinadas partidas.

Sevilla, que intervino en el foro 'Evaluación de políticas, una responsabilidad de la función pública' organizado por PwC y IE Business School, destacó la importancia de implantar la evaluación debido al "síndrome de austeridad" que viven las administraciones públicas y criticó que los españoles crean en su mayoría que si no se gasta mucho en una determinada partida es porque no se considera importante.

No obstante, dijo comprender la "gran resistencia" que presentan las administraciones ante estas evaluaciones. "Yo he sido ministro y en años no he logrado hacer un informe", apuntó a modo de anécdota, ra después recalcar la "tendencia imparable" hacia la transparencia que existe actualmente en las administraciones públicas.

Por último, el ahora consejero senior de PwC criticó que en los debates presupuestarios la discusión gire en torno a la cantidad y no se haga referencia a si el Gobierno de turno ha cumplido o lo que prometió o ha actuado correctamente.

UN MODELO DE EVALUACIÓN UNIVERSAL.

Asimismo, el director de la Representación en España de la Comisión Europea, Francisco Fonseca, calificó de "esenciales" las políticas de evaluación y destacó la dificultad de crear un modelo universal.

Sin embargo, Fonseca subrayó que la Comisión Europea, al no ser una administración central, puede permitirse llevar a cabo una política de evaluación "creíble", dado que para ellos es una condición más de su "supervivencia".

Respecto a la aplicación de estas políticas en el ámbito español, la presidenta de la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios (AEVAL), María Luisa Carcedo, señaló la "fragilidad" del organismo y sus dificultades para actuar.

Carcedo manifestó la intención del organismo de velar por la eficiencia de las políticas a través de la realización efectiva de las acciones y la comunicación de las metodologías utilizadas.

MÁS DE 20 EVALUACIONES REALIZADAS.

La presidenta de la AEVAL se mostró orgullosa de las 23 evaluaciones publicadas por la agencia, señaló que actualmente están en marcha siete más y destacó que el Ministerio de Trabajo e Inmigración es uno de los "más activos" en materia de evaluación.

Además, Carcedo recalcó la importancia de firmar acuerdos con las comunidades autónomas dada la "descentralización" de España, que hace que las políticas centrales "sean cuestionadas", y anunció que en los próximos días la agencia firmará también un convenio con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Por último, sentenció que a pesar de los "escasos recursos" con los que cuenta el organismo que dirige, tan sólo integrado por 14 personas, no han dejado de trabajar "ni un solo momento".