Guindos (BCE) insta a continuar con las reformas financieras y evitar la "complacencia"

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, inaugura la XXIX e
Ricardo Rubio - Europa Press
Publicado 05/10/2018 14:56:46CET

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha defendido este viernes que los gobiernos de la Unión Europa y la zona euro deben "completar las reformas" que se iniciaron cuando comenzó la crisis financiera mundial el 2008 y evitar la "complacencia".

En un discurso pronunciado en la inauguración del Máster Universitario en Derecho de la Unión Europa de la Universidad Carlos III de Madrid, Guindos ha recordado que el crecimiento en la zona euro es "solido" y "común" a todas las economías, por lo que los legisladores no deberían "malgastar esta oportunidad".

"Las reformas necesitan tiempo, pero no deberíamos de pararnos ahora", ha puntualizado el vicepresidente del BCE, tras especificar que muchos de los cambios regulatorios no se terminarán de implementar hasta 2028, es decir 20 años después de la quiebra de Lehman Brothers.

"Hemos ido muy lejos reparando las fracturas en los marcos financieros, regulatorios y supervisores que provocaron la crisis", ha indicado en su intervención Guindos. "Hemos dado grandes pasos para asegurar que el euro es capaz de resistir futuros impactos", ha añadido.

No obstante, ha advertido que en los últimos cinco años, la implementación de "reformas estructurales" ha sido "muy lenta, en el mejor de los casos", en el conjunto de la zona euro.

"Muy pocas reformas identificadas como europeas se han implementado sustancialmente en los últimos años. Revertir esta tendencia y poner nuestras economías en una trayectoria de mayor convergencia es, por tanto, una de las prioridades", ha detallado.

COMPARTICIÓN DE RIESGOS

Parte de esas reformas tienen que estar diseñadas para ser "más efectivas y anticíclicas" y así lograr que las reglas fiscales comunes "aseguren la estabilidad". Guindos ha apostillado que se tiene que lograr a nivel europeo porque las leyes nacionales no siempre son "suficientes", por lo que se necesita un grado de "compartición de riesgos" entre varios países.

"Los mercados a veces sobrerreacionan y penalizan a los Estados más de lo que sería necesario para restaurar una senda fiscal sostenible", ha especificado.