Actualizado 21/10/2015 20:02 CET

De Guindos cree que la confianza y credibilidad de España "no están escritas en bronce"

SEVILLA, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha resaltado los logros alcanzados en los últimos años por el Gobierno del PP, de forma que se ha logrado recuperar la confianza y la credibilidad en España, aunque ha advertido de que éstas "no están escritas en bronce", tras lo que ha reiterado que existen aún "vulnerabilidades" en la economía española.

En su intervención en el Foro CRSUR, organizado por Caja Rural del Sur en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla (Fibes), considera que "hay que aprovechar esa confianza y credibilidad, pues no está escrita en bronce", aunque insiste en que "hay vulnerabilidades", como "un nivel de endeudamiento privado elevado, un ratio de deuda pública en relación con el PIB que se acerca al cien por cien", por lo que insiste en que "hay que continuar con otro tipo de reformas, no tan llamativas ni difíciles de explicar, pero deben continuar".

"Hoy el futuro de España es mucho mejor que el que teníamos hace cuatro años", ha aseverado De Guindos, quien se ha mostrado convencido de que la sociedad española "es madura y sabe donde estábamos y donde estamos ahora, por lo que tendrá en consideración de que éste no es un camino terminal para sacar definitivamente a España de la crisis".

Considera que "cada partido está proponiendo recetas" con motivo de las próximas elecciones generales, aunque insiste en que "la solución es o bien que la economía española siga en la senda de reformas, con el saneamiento del sector financiero o la recuperación de la construcción, o volveremos a la casilla de salida, no hay caminos intermedios", tras lo que ha recordado que "ahora algunos partidos modifican sus recetas conforme se acercan las elecciones, porque saben que ese es el camino; y hemos salvado una situación muy difícil una vez, y no quiero que se volviera a repetir".

De Guindos hizo balance de todo lo ocurrido desde 2011, cuando "estábamos en una situación especialmente difícil con muchas incertidumbres, donde la tasa de paro llegó a estar en el 27 por ciento y un importante déficit en las cuentas públicas", ha relatado las reformas acometidas por el Gobierno central, hasta el punto en volver a convertir a España en "es un país competitivo", y ello "sin devaluación de la moneda y con mucho esfuerzo doméstico y moderación salarial".

En ese sentido, ha dejado claro que la situación "es totalmente diferente", mostrando su estimación de que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) sean positivos e indiquen que hay "creación de empleo y reducción del paro", y reiterando que este año "se van a crear en torno a 600.000 empleos, y este año 2015 vamos a tener la caída más intensa del paro que nunca se haya dado en la historia", con una importante actividad exterior y una economía "muy abierta", donde "habrá superávit de la cuenta corriente de la balanza de pagos por tercer año consecutivo".

Haciendo balance de la gestión de los últimos cuatro años, el ministro ha recordado que "en cuatro años el déficit público ha pasado del nueve por ciento a menos de la mitad con una reducción de más de 4,5 puntos del déficit publico; o un crecimiento del PIB ligeramente positivo; además de ajustes estructurales especialmente en las administraciones públicas, que ha sido muy intenso, especialmente en los dos primeros años", tras lo que ha resaltado que existe un sistema financiero "completamente distinto".

De Guindos ha citado las dos variables que han dominado la economía española en estos últimos cuatro años han sido la competitividad y la recuperación del crédito del sector financiero, bajo la premisa de la transparencia y la solvencia. Ha recordado la importancia de incrementar provisiones en las entidades financieras, ya que "estaban mal valorados los activos", o modificar el gobierno corporativo "pues algunas entidades no tenían un gobierno corporativo adecuado por la injerencia del poder político, y todo eso se ha modificado"; y ha resaltado la importancia de la creación de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) o de la recapitalización de las entidades.

De esta forma, ha recordado que actualmente "quedan prácticamente dos cajas de ahorros, las demás se han convertido en entidades bancarias, además de la creación de fundaciones".

Para el ministro, "se ha recuperado el flujo de crédito, con flujos nuevos y positivos, se ha dado transparencia y se ha vuelto a la confianza", de forma que "España debía compatibilizar la reducción del nivel de deuda con la existencia de flujos de crédito y se ha conseguido", de forma que resalta que "la economía vuelve a crecer", algo que espera que se traduzca en "creación de empleo y reducción del paro".

"Está claro que la situación es diferente", ha aseverado el ministro, quien rechazó, no obstante, hacer un balance "complaciente" y considera que España "sigue siendo una economía vulnerable", toda vez que existe "un nivel de endeudamiento privado elevado, un ratio de deuda pública en relación con el PIB que se acerca al cien por cien", aunque espera que el próximo año "empiece a bajar".

En ese punto, ha reconocido que "se pinchó" en varias ocasiones en las subastas de letras del Tesoro "y hubo que bajar para poder cubrir la subasta, porque sabíamos que no teníamos demanda", mientras que ahora "a España los mercados de mercado de capitales le prestan dinero y le pagan un tipo de interés negativo; ahora nos pagan para prestarnos dinero".

REFORMA DE LAS COOPERATIVAS DE CRÉDITO

Preguntado por una posible reforma de las cooperativas de crédito, el ministro ha recordado las reformas emprendidas en las cajas de ahorros en 2010, pero cree que "hay que irse adaptando y todo lo que tiene que ver con mejora de los instrumentos de capital y mejora del gobierno corporativo es positivo; y el cambio de regulación es imprescindible a veces, estamos en un entorno que evoluciona".

Ha dejado claro que "cualquier cambio normativo en las Cajas Rurales se tendría que hacer siempre con consenso", valorando la trayectoria positiva de estas entidades durante estos años de crisis y cambio en profundidad del sistema financiero español.

No obstante, ha roto una lanza en favor de las cooperativas de crédito, que "no necesitaron ningún tipo de ayuda pública" y donde "llegan donde no llegaron ni cajas de ahorros ni bancos" y ha resaltado el diálogo que "debe haber entre el regulado o el regulador, sin necesidad de actuar como se tuvo que actuar con otras entidades".

Para leer más