Montero dice que en la negociación con Podemos no ha habido "ninguna interferencia", tampoco de la CEOE

Publicado 16/07/2019 12:14:47CET
María Jesús Montero, en los Desayunos de Europa Press Andalucía
María Jesús Montero, en los Desayunos de Europa Press AndalucíaJESÚS PRIETO/EUROPA PRESS - Archivo

Apuesta por que los ayuntamientos puedan limitar el precio de los alquileres, pero sólo en zonas muy concretas del centro urbano

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha indicado este martes que en la negociación para la investidura de Pedro Sánchez con Unidas Podemos "no ha habido ninguna interferencia de ningún tipo", en referencia a las declaraciones que ayer realizó el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en las que advirtió de que el programa económico del partido de Pablo Iglesias haría que "la economía fuera hacia atrás".

Montero, en declaraciones a la cadena SER recogidas por Europa Press, eludió responder a estas declaraciones de Garamendi, pero negó cualquier tipo de interferencia al respecto, y aseguró que el "único inconveniente" para avanzar en la negociación ha sido "la negativa de Unidas Podemos a hablar de las políticas" y anteponer las carteras o los cargos.

Por otro lado y preguntada por el alza de los precios del alquiler, la titular de Hacienda se mostró partidaria de aprobar herramientas legislativas para que los ayuntamientos --citó concretamente Madrid y Barcelona-- puedan limitar el precio de los alquiler "en aquellas zonas especialmente tensionadas" y en aquellos lugares donde se está dificultando acceder al alquiler, muchas veces también relacionado con los pisos turísticos.

"Tenemos que seguir trabajando en las zonas especialmente tensionadas, zonas muy limitadas en los cascos urbanos de Madrid y Barcelona, creando una normativa para que los ayuntamientos puedan establecer un límite o un techo (...), pero nunca fuera de los lugares donde se está detectando un desplazamiento de los vecinos", reiteró la ministra.

Por último, Montero también se refirió a la negociación con la Iglesia para que pague el IBI de aquellos edificios que no están destinados ni al culto ni a actividades sociales, como sucede actualmente en el caso de otras organizaciones sin ánimo de lucro.