Actualizado 23/02/2009 19:40 CET

Economía/Consumo.- El sector del cava vendió 228 millones de botellas en 2008, un 1,3% más, debido a las exportaciones

BARCELONA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El sector del cava vendió 228 millones de botellas en 2008, lo que representa un 1,3 por ciento más que los 224,9 millones del año anterior, según explicó hoy en rueda de prensa el presidente del Consejo Regulador del Cava, Gustavo García Guillamet.

El mercado interior cayó un 9,21 por ciento, con unas ventas de 89,1 millones de botellas, mientras que las exportaciones aumentaron un 9,57 por ciento y alcanzaron los 138,9 millones de botellas vendidas.

El Consejo Regulador del Cava atribuyó este "récord absoluto" en el mercado exterior al buen comportamiento de Alemania --su principal mercado emisor-- y Bélgica. Por contra, las ventas en Gran Bretaña --segundo país en exportaciones-- descendieron un 6 por ciento.

En cuanto a España, Guillamet explicó que los dos primeros trimestres de 2008 fueron críticos por una caída en las ventas del 18 por ciento, y en el tercer trimestre se recuperó a pesar de bajar un 6 por ciento. La campaña de Navidad fue algo mejor que la del año anterior, con un aumento del 0,9 por ciento, a pesar de la caída en picado de los lotes de Navidad.

El cava brut fue el más vendido, con un 48 por ciento del total. Le siguieron el semiseco (29 por ciento), brut nature (13 por ciento) y seco (10 por ciento). Los precios del cava subieron un 2,5 por ciento, con una media de 4,96 euros por botella en el mercado interior y de 3,87 euros en el exterior.

La marca blanca aumentó su participación en el último año, pasando del 25,9 al 27,6 por ciento, debido al contexto de crisis económica, ya que en el resto de sectores de alimentación también se ha observado un incremento de las marcas blancas. Guillamet resaltó que las gamas más altas aumentaron las ventas y el mayor parón se dio en los sectores intermedios.

Por áreas geográficas, en España el mayor consumo de cava se produjo en el área metropolitana de Barcelona (23,5 por ciento) y el Nordeste (22,5 por ciento). Madrid ocupó el 10,5 por ciento, una cifra con la que se da por superada la denominada guerra del cava de 2005 por el boicot a los productos catalanes.

Según sus datos, el champagne bajó un 4,8 por ciento en 2008 con 16 millones de botellas vendidas menos. Además, el consumo del vino espumoso bajó un 1,4 por ciento, según el último estudio Nielsen.

Guillamet consideró que el sector del cava puede estar "legítimamente satisfecho" de los resultados globales, si bien consideró que el "horizonte inmediato" se plantea "muy difícil" por la contención en el gasto del consumidor.

El conseller de Agricultura, Alimentación y Acción Rural de la Generalitat, Joaquim Llena, destacó la vitalidad del sector del cava en 2008 y, en general, de la industria alimentaria, por "su capacidad de venta y de generar valor añadido".

El conseller recordó que el cava depende de un sector primario "de una estabilidad complicada" y subrayó que la competencia también ha crecido, por lo que les animó a continuar con la innovación y con la promoción de los productos en el exterior.

El Consejo Regulador celebrará este año el 50 aniversario de la palabra 'cava'. Los antecedentes de este término se remontan a 1959, cuando se estableció la Orden que fijaba las Normas de Comercio de los Vinos Espumosos y Gasificados. Era la primera vez que un texto legal decía que en las etiquetas podía figurar 'Criado o elaborado en cava'.