Actualizado 23/06/2009 17:25 CET

Economía.-Espinosa pide "prudencia" hasta que Bruselas aclare las "divergencias" entre los informes sobre la anchoa

LUXEMBURGO, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, aseguró hoy que España "se ajustará" a los informes científicos sobre el estado de la biomasa de la anchoa en el golfo de Vizcaya, pero pidió "prudencia" hasta que el comité científico de la Comisión Europea aclare las "divergencias" entre el informe del Instituto Azti y el emitido esta martes por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM) y tome una decisión sobre la veda de en este caladero.

En declaraciones a los medios en Luxemburgo, en donde asistía al Consejo de ministros de Pesca de la UE, Espinosa contestó así a las declaraciones del comisario de Pesca y Asuntos Marítimos, Joe Borg, quien adelantó minutos antes en rueda de prensa que el CIEM aboga por mantener la prohibición de capturar esta pesquería y que, si así lo confirma el comité de expertos, la Comisión respaldará esta decisión.

La ministra española dijo "sólo conocer en detalle" el informe español de AZTI, según el cual el stock de anchoas del golfo de Vizcaya alcanza las 28.000 toneladas. Esta cifra supone un total de 7.000 toneladas por encima del límite marcado por Bruselas, pero 5.000 por debajo de la Biomasa de Precaución, límite que permitiría la reapertura de su pesca. Sin embargo, el informe hecho público este martes por CIEM constata que la biomasa está por debajo de esas 28.000 toneladas, según señaló Borg.

Así las cosas, Espinosa pidió "prudencia" y "esperar" a que se conozca en detalle el contenido del segundo informe y que el comité de expertos del Ejecutivo comunitario aclare las "divergencias" tras estudiar los dos dictámenes. "Si hay un error en uno de los dos informes científicos, será ese comité científico de la CE el que haga valer la verdad de los dos", subrayó.

"Creo que tenemos que esperar una semana más para poder dar datos muchos más exactos y no engañar a nadie", añadió. Los "principios" que defiende España es que hay que "ajustarse a los informes científicos", pero cuando hay divergencias de este tipo hay que esperar a conocer la decisión "definitiva" del comité, ya que es esa decisión a la que "nos tendremos que acoger", continuó la ministra.

Europa Press Comunicados Empresas