Actualizado 24/11/2009 21:19

Economía.- Los eurodiputados españoles, salvo Meyer (IU), apoyan norma que permite cortar Internet sin orden judicial

ESTRASBURGO (FRANCIA), 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Todos los eurodiputados españoles, salvo el representante de Izquierda Unida, Willy Meyer, votaron hoy a favor de la reforma del sector de las telecomunicaciones de la UE. La nueva normativa permite que los países de la UE puedan cortar el acceso a Internet sin orden judicial previa a los usuarios que descarguen contenidos protegidos por derechos de autor, tal y como quieren hacer Francia o Reino Unido. En España, la legislación exige una autorización judicial previa.

La reforma --que contaba con el apoyo de populares, socialistas, liberales, verdes e incluso del eurodiputado sueco del Partido Pirata, Christian Engström-- fue aprobada por una amplia mayoría de 510 votos a favor, 40 en contra y 14 abstenciones. La mayor parte de los votos en contra procedía del grupo de Izquierda Unitaria, aunque también rechazaron el texto 11 parlamentarios del grupo de euroescépticos.

Meyer justificó su voto negativo alegando que la reforma supone un "ataque a la libertad de expresión y a los derechos civiles de los ciudadanos". "El paquete telecom atenta contra los derechos de los ciudadanos. Además, abre la posibilidad de que sean las empresas privadas las que introduzcan las restricciones en el uso de Internet", declaró en un comunicado.

En este sentido, criticó que la reforma "no sólo consagra la liberalización del mercado europeo de telecomunicaciones sino que acaba con la presunción de inocencia de los ciudadanos y con su derecho a la privacidad, ya que a partir de ahora podrán verse privados de conexión a Internet si realizan supuestas descargas ilegales".

Por su parte, la eurodiputada socialista Teresa Riera celebró la aprobación de la reforma "porque estimula las inversiones en uno de los sectores más competitivos y con más futuro, que puede contribuir al estímulo de una economía basada en el conocimiento, a la creación de empleo de calidad, y que además coloca a Europa en la vanguardia de las comunicaciones en un mundo globalizado".

"Europa se convierte en el espacio jurídico más seguro para los internautas, ya que por primera vez una directiva comunitaria pide que se protejan las libertades fundamentales y la privacidad en las telecomunicaciones", dijo Riera en un comunicado.