La Asociación Pro Derechos Humanos pide la suspensión del amistoso España-Guinea por los "crímenes aberrantes" de Obiang

Actualizado 17/12/2013 22:10:10 CET

Envía una carta a la Federación Española de Fútbol pidiendo que no comparta "mesa, mantel y palco" con las autoridades guineanas

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) ha enviado una carta al presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, exigiendo la "suspensión inmediata" del amistoso que se celebrará el sábado en Malabo entre las selecciones de España y de Guinea Ecuatorial para no legitimar un régimen caracterizado por su "desprecio total" a los derechos humanos y cuyas autoridades cometen "crímenes aberrantes" contra sus ciudadanos.

"Usted y los restantes miembros de la Real Federación Española de Fútbol van a compartir mesa, mantel y palco con una serie de autoridades que han cometido y cometen crímenes aberrantes contra los ciudadanos guineanos", denuncia la misiva dirigida al presidente de la RFEF.

Advierte de que el régimen dirigido por Teodoro Obiang consiste en un gobierno "corrupto" que tiene al "95 por ciento de la población sumida en unos niveles de pobreza inaceptables" a pesar de tener uno de los PIB más altos del mundo. Añade en un comunicado que la dictadura "practica la tortura y la detención arbitraria de forma sistemática y somete a una durísima represión" a todas las personas u organizaciones que no le son afines.

UTILIZACIÓN DEL PARTIDO COMO "ARMA PROPAGANDÍSTICA"

Tras indicar que este régimen "corrupto y sanguinario" está siendo investigado por blanqueo de capitales en Estados Unidos, Francia y España, subraya que la repercusión del encuentro está siendo utilizada por el gobierno de Guinea Ecuatorial como "arma propagandística" en un "intento burdo de transmitir normalización democrática".

Por ello, considera que si la Real Federación Española de Fútbol acepta celebrar un partido en Malabo se convertirá internacionalmente en "valedora o legitimadora de un régimen" de esta naturaleza, lo cual resulta "inaceptable".

"No quiero dejar pasar la oportunidad de manifestarle nuestra desagradable sorpresa al constatar que la RFEF carece de sensibilidad alguna hacia los derechos humanos", remacha la carta, firmada por el presidente de la asociación, Jacinto Lara.