Actualizado 23/09/2008 19:09 CET

La corrupción equivale a cerca de la mitad de la ayuda al desarrollo, según Transparencia Internacional

DINERO
EQUIPO EPSOCIAL

Los altos niveles de corrupción persistentes en el mundo suponen un "desastre humanitario continuo" en los países pobres

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Mientras los jefes de Gobierno de más de 190 países están reunidos en la sede de la ONU para evaluar los resultados alcanzados en el cumplimiento de los Objetivos del Milenio para el Desarrollo (ODM), la ONG Transparencia Internacional (TI) denunció hoy que la cantidad de dinero que se desvía en actividades corruptos en todo el mundo equivale a la mitad de la cantidad entregada cada año por la comunidad internacional en concepto de ayudas al desarrollo.

Los altos niveles de corrupción persistentes suponen un "desastre humanitario continuo" en los países pobres, según denunció hoy esta organización, que señala en su último informe que los países con mayores índices de pobreza son aquellos en los que se producen más casos de corrupción y denuncia resalta el aumento de estas actividades en los países Occidentales.

"Se mantiene la relación entre corrupción y pobreza", indicó el presidente de la organización en España, Jesús Lizcano, durante la presentación del informe 'Índice de Percepción de la Corrupción 2008', que incluye una clasificación de los 180 países en los que se ha realizado el estudio, del menos al más corrupto.

El informe, que se realiza anualmente desde hace catorce años, utiliza la información y la perspectiva que tienen los expertos de 13 organismos internacionales como el Banco Mundial o el Banco Africano de Desarrollo, recogidas por otras once instituciones independientes como IMD o el Foro Económico Mundial.

LA LUCHA CONTRA LA POBREZA EN RIESGO

"En los países más pobres, los niveles de corrupción pueden significar la diferencia entre la vida o la muerte, si lo que está en juego es el dinero destinado a hospitales o al agua potable", indica en el informe la presidenta de Transparencia Internacional, Huguette Labelle. "Los altos niveles de corrupción y pobreza constantes que asolan a muchas de las sociedades del mundo representan un desastre humanitario continuo que no puede ser tolerado", añade.

Al menos 35.000 millones de euros, casi la mitad de la cantidad destinada para ayudas al desarrollo por la comunidad internacional, desaparecen cada año a causa de la corrupción, según el informe. La falta de ética de los funcionarios públicos y la ausencia de sistemas de justicia efectivos son los dos pilares sobre los que se apoya la corrupción.

Con motivo de la Asamblea General que los dirigentes de Gobierno celebran esta semana para evaluar los ODM, establecidos en 2000 con el objetivo de reducir a la mitad el número de personas que viven bajo la pobreza antes de 2015, TI solicitó a la comunidad internacional que fortalezcan el control y la rendición de cuentas sobre los países beneficiarios.

"Detener la corrupción requiere de un riguroso control a través de los parlamentos, las autoridades de justicia, los medios de comunicación y de una sociedad civil activa. Cuando estas instituciones son débiles la corrupción aumenta con consecuencias nefastas para la sociedad", recuerda Labelle.

"Sabemos que hay países corruptos, pero también que hay corruptores", señaló durante la presentación del informe el Fundador de Transparencia Internacional en España, Antonio Garrigues, quien añadió que "no se ponen los medios necesarios para atajar los actos corruptos" porque que "la corrupción está aumentando en Occidente".

CORRUPCIÓN EN LOS PAÍSES RICOS

El 60% de los países estudiados suspende en corrupción y cerca de 80 de las 180 naciones incluidas en el informe obtiene una puntuación inferior a tres en una escala de diez. Dinamarca, Suecia y Nueva Zelanda son los países más transparentes --obtienen una puntuación de 9,3--, seguidos de Singapur (9,2) y Finlandia (9,0).

Sin embargo, los resultados reflejados en el informe indican que los países desarrollados también se encuentran en riesgo. España (6,5) se sitúa en la vigésimo octava posición, retrocediendo tres puestos respecto al año pasado debido a los escándalos políticos, medioambientales y fiscales derivados de la corrupción inmobiliaria que han salido a la luz en los últimos años.

Italia (4,8), Grecia (4,6), Lituania (4,6), Polonia (4,6), Rumanía (3,8) y Bulgaria (3,6) son los únicos países de la Unión Europea que suspenden en la percepción de los expertos. Noruega, que obtiene ocho décimas menos que en el informe del año pasado, y Reino Unido, siete décimas, son dos de los países que más han retrocedido en lo referente a transparencia.

Somalia, país sin Gobierno efectivo desde 1994 y en el que cerca del 50% de su población necesita ayuda internacional a causa del hambre, según la ONU, es el país peor valorado por los expertos internacionales, quienes le dan sólo un punto en la escala de diez. Birmania e Irak (1,3) son el segundo y el tercer país que los expertos internacionales consideran como los más corruptos.

Según el profesor Johann Graf Lambsdorff, de la Universidad de Passau, quien ha sido el encargado de coordinar el estudio para TI, "una mejora de un punto en el Índice de Percepción de la Corrupción incrementa el ingreso proveniente de la inversión extranjera del Producto Interior Bruto en un 0,5%". Por lo que los países peor situados en el índice se enfrentan a un mayor aislamiento comercial del resto de países.