Leyla Zana y Malalai Joya, ganadoras del VII Premio Juan María Bandrés a la Defensa del Derecho de Asilo

Actualizado 30/10/2008 19:19:51 CET

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La escritora Leyla Zana y la diputada afgana Malalai Joya, han sido las ganadoras del VII Premio Juan María Bandrés a la Defensa del Derecho de Asilo y la Solidaridad con los Refugiados, que ha concedido la mención de honor al sacerdote nigeriano Jeròme Otitoyomi Dykiya por su labor en la Misión Católica de Nouadibú (Mauritania), según informó hoy CEAR, promotora del galardón, en un comunicado.

Tanto Leyla Zana, primera mujer kurda elegida en el parlamento turco, encarcelada durante varios años y candidata al premio Nobel de la Paz; como Malali Joya, ex refugiada, expulsada del parlamento por denunciar a los señores de la guerra afganos, y con cuatro intentos de asesinato encima; continúan trabajando por el pueblo kurdo y por la democracia en Afganistán respectivamente, compromisos por los que han recibido el reconocimiento del jurado presidido este año por el pintor Juan Genovés.

En cuanto al padre Jeròme, el jurado ha decidido premiar con la mención de honor su trabajo en Nuadibú, donde recibe a los migrantes procedentes de distintos países y donde, pese al alto índice de tránsitos, existen pocos centros de acogida. La casa creada por el sacerdote imparte formación en idiomas, alfabetización, informática, contabilidad o cocina, y ofrece apoyo a iniciativas de economía social para crear microempresas o cooperativas mediante microcréditos. "Tiene una puerta abierta con independencia del origen, género o religión del que llega", explicó CEAR.

CEAR y la Fundación CEAR entregan anualmente el Premio Juan María Bandrés a personas o instituciones que hayan destacado por su trayectoria en la defensa del derecho de asilo y la ayuda a los refugiados y los desplazados internos. Este galardón, junto con la Medalla Nansen que otorga el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), es de los pocos reconocimientos que para el trabajo solidario a favor de los más de 40 millones de refugiados y desplazados internos que existen en el mundo.