Publicado 27/11/2015 18:54CET

MSF denuncia que la política de los Balcanes tiene "efectos dramáticos" en los refugiados que tratan de llegar a Europa

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Miles de personas se encuentran varadas en las fronteras de Grecia, Macedonia y Serbia con apenas información sobre sus derechos y perspectivas y con insuficiente acceso a la asistencia humanitaria, según ha alertado este viernes Médicos Sin Fronteras (MSF), después de que los países balcánicos hayan decidido permitir únicamente el acceso a refugiados sirios, iraquíes y afganos.

"Estos nuevos métodos de segregación por nacionalidad pueden producir efectos dramáticos", ha lamentado el coordinador general de MSF en Serbia, Stephane Moissaing, en un comunicado. "Tememos que una parte de las personas en tránsito se vean forzadas a entrar de nuevo clandestinamente, de forma que no tendrán acceso a ningún tipo de asistencia humanitaria", ha añadido.

MSF ha explicado que los psicólogos han detectado un aumento de ataques de pánico y autolesiones, que son consecuencia directa de las condiciones extremas en la frontera y de la continua incertidumbre sobre su futuro.

"Las condiciones de salud de los refugiados empeoran conforme avanzan hacia el norte", ha afirmado la coordinadora de Emergencia de MSF en los Balcanes, Elisabetta Faga. Según ha explicado, en toda la ruta hay ancianos y personas en sillas de ruedas y desde el verano ha aumentado el número de familias con niños.

Faga ha asegurado que ante el miedo a que se cierren las fronteras, los refugiados no se detienen en ningún momento y solo acuden al hospital cuando los menores se encuentran muy enfermos.

La ONG ha asegurado que la situación en el campo de tránsito de Idomeni (Grecia) es "particularmente tensa", en el que hay más de 1.500 personas bloqueadas en la frontera con Macedonia y donde el número de llegadas ha incrementado en los últimos días.

"OBLIGACIONES"

"Estas políticas fuerzan a la población a tomar vías más peligrosas y la ponen en manos de los traficantes y exponen a futuras violaciones y extorsiones", ha explicado Moissaing. Según MSF, en la localidad serbia de Sid, en la frontera con Croacia, varias de las 350 personas que se encuentran bloqueadas mostraron signos de abusos por parte de la Policía de frontera croata.

Asimismo, la ONG ha pedido a Europa que "cumpla con sus obligaciones de protección y permitan a las organizaciones humanitarias proporcionar asistencia adecuada a aquellos que la requieren". "La situación ya era dramática antes de que esta selección arbitraria se pusiera en marcha", ha recordado el coordinador de las Operaciones de Migración de MSF, Stefano Argenziano.

"No solo hemos visto una respuesta a todas luces insuficiente, sino que la capacidad de los actores humanitarios de proporcionar refugios y apoyo a la población está siendo limitada por bloques impuestos por las autoridades nacionales y locales", ha subrayado Argenziano.

"El paso autorizado a través de los Balcanes ha sido la única respuesta realista al fracaso del sistema de asilo europeo y a la incapacidad griega de ofrecer asistencia y protección", ha sostenido la asesora humanitaria en Desplazamientos de MSF.

La organización trabaja en la zona desde hace casi un año, facilitando atención médica a las miles de personas que cada día cruzan las fronteras. Además, está instalando varias tiendas de campaña, aunque solo suponen "un refugio temporal". MSF también distribuye artículos de primera necesidad como ponchos para la lluvia y portabebés.

Para leer más