Una organización denuncia ante la Fiscalía presuntas vejaciones en un centro de Cáritas en Tenerife

Actualizado 05/05/2011 19:36:46 CET

La organización responde que en 2010 fueron inspeccionados por varias administraciones sin que se concluyera maltrato o comida caducada

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Tres personas sin hogar apoyados por la Plataforma por la Dignidad de las personas Sin Hogar han pedido a la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife que se investigue sobre la dispensa de comida caducada en un centro de acogida de Cáritas Diocesana de Tenerife, y han denunciado vejaciones y maltrato psicológico por parte del responsable del servicio.

"Los denunciantes son tres personas sin hogar que vivieron durante meses en ese centro y sufrieron el mencionado trato que ahora denuncian en la Fiscalía como última vía, tras meses demandando un resarcimiento a otras instituciones públicas", según ha explicado la plataforma.

Cáritas Diocesana de Tenerife tras conocer la denuncia ha señalado que "la Casa de Acogida de Guajara" fue denunciada por algunos de sus usuarios el pasado año ante la Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, la Consejería de Bienestar Social, Juventud y Vivienda del Gobierno de Canarias, Diputado del Común, Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y Cabildo de Tenerife, entre otros estamentos públicos.

"Fuimos inspeccionados por la Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Inspección de Sanidad del Gobierno de Canarias, Dirección General de Bienestar Social, Diputado del Común, etcétera, habiendo resultado negativas dichas inspecciones y no habiéndose constatado los malos tratos, de los que la dirección de Cáritas duda, porque las personas denunciadas gozan de la total y absoluta confianza de la dirección de la Entidad, a la que prestan sus servicios con dedicación plena y esmerado trato con los usuarios del Centro, no siendo merecedores de estas actitudes", han recalcado desde Cáritas.

"Como es norma en todos y cada uno de los centros y casas de acogida de Cáritas, se hacen compras semanales y mensuales para la alimentación de los usuarios, además de las donaciones de empresas y cooperativas, cuyos productos vienen a Cáritas junto con los que van a tiendas y supermercados", explica la organización.

"En el caso de Guajara y otras casas, la despensa y la cocina la llevan los propios usuarios bajo la supervisión de los educadores del Centro. Por eso es fácil hacer fotografías de productos caducados (apartados para desechar), como en el caso de la denuncia mencionado en noviembre pasado", añade Cáritas.

Por último, indica que "la estancia máxima de los usuarios en casas de acogida varía según las peculiaridades de las personas acogidas, de su comportamiento y de su inserción en el mercado laboral". "Tengamos en cuenta que hay listas de espera para entrar y que cuando alguno de los residentes abandona la casa, por incumplimiento reiterado de las normas o por haber superado el tiempo máximo, surge alguno que se resiste y trata por todos los medios de no marcharse.

"En la denuncia del año pasado, se pedía por parte de los denunciantes su readmisión en la casa, algo incomprensible por nosotros, ya que, supuestamente, eran objetos de malos tratos", han concluido desde Cáritas Diócesana de Tenerife.