Asociaciones de mujeres denuncian la desprotección de los niños víctimas de violencia de género, tras 9 muertes en 2008

Actualizado 17/01/2009 13:29:54 CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas denunció hoy la "desprotección" de los niños que son víctimas en casa de la violencia de género y la "falta de atención" que su situación despierta en los medios de comunicación, pese a las nueve muertes de menores de edad que se registraron por este motivo el pasado año.

En una entrevista concedida a Europa Press, la presidenta de la organización, Ana María del Campo, incidió no sólo en los casos de muerte física que ha computado la federación, sino en "las incontables muertes psíquicas de quienes tienen que convivir con un violento y presenciar las agresiones a la madre e incluso su asesinato".

En este sentido, incidió en que según los expertos, "el porcentaje de niños que se convierten en adultos violentos supera el 80 por ciento" entre quienes han convivido en casa con un agresor, por lo que alejar a los menores de edad del foco de la violencia adquiere a su juicio aún más importancia.

"Cada vez que hablamos de violencia de género estamos hablando de niños que mueren, física o psicológicamente y no se está haciendo prevención, no se está reconociendo a estos chicos el derecho que tienen a vivir en un ámbito libre de violencia", denunció Del Campo.

Para la responsable de la Federación, esto no se debe tanto a una carencia normativa como a los problemas que se producen en su aplicación, ya que, según explicó, "la Ley Integral de Medidas contra la Violencia de Género contempla a los niños, pero una cosa es la iniciativa legislativa aprobada en el Parlamento y otra es la práctica que determinados jueces, demasiados, aunque no todos, hacen en virtud de su ideología".

EL PAPEL DE LOS JUECES

Por eso, Del Campo considera que "hay que trasladar a los jueces que el cumplimiento de la ley de violencia de género significa hacer una interpretación de la ley de acuerdo con la normativa y la filosofía que la inspira, y no con la ideología que tenga cada uno". No obstante, reconoció las dificultades actuales para hacerlo.

"Los cursos que se dan en el marco de la formación continua para jueces ninca pueden ser obligatorios y a ellos sólo asisten los que realmente quieren saber qué está pasando con la violencia de género. Son pocos en comparación a los que se niegan a ir", denunció.

En este punto, introdujo una de las reivindicaciones de las asociaciones de mujeres: que se retire cautelarmente la guardia y custodia de los hijos a los hombres que hayan sido denunciados por delitos de violencia de género. Según afirmó, "sólo un 15 por ciento de los hombres piden la guardia y custodia compartida en el proceso de separación y de ellos, más de un diez por ciento resultan ser maltratadores".

"De la misma manera que no sería aceptable que un hijo estuviera con una madre que maltrata, no debiera serlo que un padre tuviera ningún régimen de comunicación, visitas y contacto con aquel padre que no sabe interactuar más que desde la violencia, y que va a contribuir a que la identidad de ese niño se construya bajo la violencia", declaró.