María José Ordóñez, nueva delegada del Gobierno para la Violencia de Género

Actualizado 10/02/2017 14:30:08 CET

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes 10 de febrero el nombramiento de María José Ordóñez como delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, a propuesta del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, y en sustitución de Blanca Hernández, que llevaba en el cargo desde enero de 2012.

Ordóñez, Licenciada en Geografía e Historia, ha dedicado su carrera profesional a la atención social de los grupos de mujeres más vulnerables, al desarrollo e implantación de las políticas de Igualdad de Género, así como a la defensa de los derechos de la mujer y a la lucha contra la violencia de género, según informa el Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad.

Ha sido directora general del Instituto de la Mujer de Extremadura entre los años 2011 y 2015, impulsó la creación de la Red Nacional de Casas de Acogida para mujeres víctimas de violencia de género, el Protocolo Extremeño contra la Trata de mujeres con fines de explotación sexual, la puesta en marcha del ATCVIOGEN, el Consejo Extremeño de Participación de las Mujeres y fue galardonada con el Premio Nacional del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (menina contra la Violencia de Género) el 25 de Noviembre del 2012. Con anterioridad ocupó distintos cargos en el Instituto de la Mujer, entre 1980 y 2001 y en el Instituto de la Mujer de Extremadura, entre 2001 y 2011.

Este nombramiento se produce tras la salida, a petición propia, de la hasta hoy delegada, Blanca Hernández, tras cinco años de dedicación absoluta al cargo, según añade el ministerio. Hernández ha mostrado su satisfacción de ver que se inicia el diálogo para alcanzar el Pacto de Estado por la Violencia de Género, al tiempo que ha puesto en valor "la apuesta decidida de España para que la violencia contra la mujer deje de existir".

"Lo más importante es la convicción de que erradicar la violencia de género es de verdad una cuestión de Estado. Quiero expresar mi agradecimiento a todos los sectores implicados, pues gracias a la suma de los esfuerzos se ha avanzado mucho en esta causa común, la de acabar con esta lacra", ha expresado la anterior delegada.

Por su parte, la ministra, Dolors Montserrat, ha manifestado su intención de seguir contando en el Ministerio con la experiencia en esta materia de Blanca Hernández, quien ha declarado que "ha sido un honor servir a España y a la dignidad de las mujeres".

Hernández, licenciada en Derecho y letrada de las Cortes, ha sido la cabeza visible de este departamento dependiente de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. Figura entre los expertos citados por la Subcomisión del Pacto contra la Violencia de Género del Congreso de los Diputados, según el listado dado a conocer esta semana.

La ya exdelegada del Gobierno contra la Violencia de Género tomó el relevo del forense y especialista en violencia machista Miguel Lorente, que fue el primer delegado del Ejecutivo en esta materia entre 2008 y 2011.

La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género es el organismo que propone la política del Gobierno contra las distintas formas de violencia contra la mujer e impulsa, coordina y asesora en todas las iniciativas que se lleven a cabo en esta materia.

Entre sus principales funciones está el impulso de la aplicación del principio de transversalidad de las medidas destinadas a luchar contra la violencia machista; la sensibilización ciudadana y la prevención, o la coordinación entre los distintos servicios para garantizar una actuación integral en relación con la valoración y gestión del riesgo de las víctimas.

Asimismo, la nueva responsable de esta Delegación tiene que dar continuidad la realización, promoción y difusión de informes, estudios e investigaciones sobre cuestiones relacionadas con las distintas formas de violencia de género; el diseño, elaboración y permanente actualización de un sistema de información, análisis y difusión de datos relativos a la violencia contra las mujeres, o el fomento de la formación y especialización de los colectivos profesionales que intervienen en la atención a las víctimas.

.