Las funcionarias madrileñas víctimas de malos tratos podrán pedir el traslado para cualquier plaza vacante

Actualizado 12/11/2009 16:09:54 CET

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las funcionarias madrileñas víctimas de malos tratos podrán pedir el traslado para cualquier plaza vacante que tenga la Comunidad de Madrid en ese momento, por lo que este cambio de puesto de trabajo será considerado como "forzoso".

Esta actuación, que se incluye dentro del anteproyecto de Ley de Medidas Fiscales y Administrativas aprobado hoy por el Consejo de Gobierno regional, modifica el estatuto básico del empleado público, suprimiendo el requisito de que el puesto al que opte la persona que solicita el traslado sea de necesaria provisión.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, señaló que la Comunidad de Madrid añade en el estatuto del empleado público la consideración de que el traslado de una funcionario víctima de malos "sea calificado como forzoso" con el fin de "producir el derecho a todas las indemnizaciones propias del mismo, incorporando la previsión relativa a la garantía de protección de la intimidad y de las personas".

También matizó que el puesto tendrá "carácter provisional" durante el primer año para que la persona afectada pueda analizar si le convence su nuevo puesto. "Después decidirá libremente si se cambia a otro (puesto) o desaparece de ese y vuelve a la reserva", indicó.

El anteproyecto de Ley de Medidas fiscales y Administrativas también incluirá el derecho del funcionario a la prolongación del servicio activo cuando haya cumplido más de 65 años. En este supuesto, se fijan tres requisitos: que tenga buenas condiciones físicas y psíquicas para seguir prestando el trabajo en la Administración, que la Administración necesite sus servicios y que no haya tenido una ausencia superior al 20 por ciento de la jornada anual prevista en el calendario dos años antes de la fecha de la solicitud.

Finalmente, se incorporará una nueva categoría de funcionario denominada técnico superior en Tecnología y Sistemas de la Información con la que se intenta facilitar la incorporación de 150 técnicos informáticos que ahora mismo prestan sus servicios en el Servicio madrileño de Salud (SERMAS).