El emprendimiento social para evitar la precariedad laboral entre los jóvenes

Publicado 12/08/2019 12:08:46CET
Mujeres agricultoras en Guatemala
Mujeres agricultoras en GuatemalaACCIÓN CONTRA EL HAMBRE - Archivo

   MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La organización Acción contra el Hambre ha asesorado en los últimos tres años a 1.600 jóvenes menores de 35 años para crear proyectos de emprendimiento con vocación social "que incorporan el cuidado al medio ambiente, el feminismo, el buen trato animal o la lucha contra la violencia en el aula o de género".

   Coincidiendo con el Día Internacional de la Juventud, que se celebra este 12 de agosto, la ONG ha destacado que "el 10% de estos jóvenes" acaban poniendo en marcha su negocio, según la gestora de programas de emprendimiento de Acción contra el Hambre, Ana Alarcón, que ha estado acompañado por cuatro veintiañeros que han recibido ayuda de la organización a través del programa 'Generación IN' que se desarrolla desde principios de año en varias comunidades autónomas.

   Este programa, según ha explicado Alarcón, está destinado a menores de 30 años inscritos en el Sistema de Garantía Juvenil y trabaja el emprendimiento de "forma integral", con sesiones grupales, tutorías técnicas y asesoramientos individuales para ayudar en la elaboración de planes de negocios, los procesos administrativos o de búsqueda de financiación.

HISTORIAS DE EMPRENDIMIENTO

   Uno de los jóvenes que ha logrado poner en marcha su proyecto ha sido Juanjo, murciano de 27 años con pasión por la enseñanza y los libros que no llegó a terminar la carrera de Historia y pasó por todo tipo de trabajos precarios hasta que un cartel de 'Se traspasa' le alumbró su idea de negocio.

   Lo encontró en la Librería Faro de su pueblo, y tras dos años buscando financiación, hace un mes ha reabierto este espacio de libros con 45 años de antigüedad que pretende convertir también en un foco educativo. "La idea es a medio y largo plazo añadir un centro con modelos de educación que no se tienen muy en cuenta en la educación regulada, como la ambiental, la artística o la emocional, y son servicios que por allí no se suelen dar", ha explicado.

   También de Murcia es María, de sólo 21 años, estudiante de Trabajo Social y creadora de Murcia Liberartium, un proyecto que ofrece servicios socioculturales para personas ancianas, con discapacidad o enfermedad mental.

   "Son servicios para mejorar su calidad de vida, para ayudar a la gestión de las emociones, como terapias con teatro o musicoterapia. Lo bueno es juntar a esos colectivos, porque se pueden crear algo muy bonito entre ellos", ha asegurado esta joven que considera el emprendimiento "una de las mejores vías para evitar la precariedad laboral".

   En la rueda de prensa también ha participado Andrea, de 29 años, que propone recuperar la conexión con la naturaleza con su proyecto Greenfullness, un espacio que quiere ubicar en la sierra de Guadarrama, en la Comunidad de Madrid, con actividades grupales que permitan que la gente escape del "ritmo frenético de la ciudad".

   "Cada vez más estudios corroboran el bienestar que nos aporta la naturaleza, que es capaz de reducir el estrés, la ansiedad o la depresión. Incluso se habla de un trastorno por déficit de naturaleza", ha subrayado esta emprendedora.

   El último joven en relatar su historia ha sido David, de 29 años y origen colombiano, que ha trazado una carrera profesional pasando por todos los peldaños.

   Mientras estudiaba ya ayudaba a su padre en trabajos de fontanería y construcción, y siguió compatibilizando otros empleos como camarero sin abandonar los libros. Convertido en comercial de productos tecnológicos, llegó a trabajar gratis para acaparar una cartera de clientes que le permitieran dar el salto por su cuenta, su reto actual.

   "Tengo una consultoría para proyectos de telecomunicaciones que hace de puente entre fabricantes y los clientes finales", ha explicado este joven que pretende hacer el viaje de vuelta a América y trasladarse a Perú, donde tiene clientes.

   El programa 'Generación IN' de Acción contra el Hambre se prolongará hasta 2022 y ofrece también la posibilidad de lograr financiación a través de microcréditos de hasta 25.000 euros gracias a los convenios que tiene la organización con entidades financieras. "Todo es posible gracias a la financiación del Fondo Social Europeo, administraciones públicas y entidades privadas", apuntan desde la ONG.

Contador