Publicado 05/07/2022 18:25

Más de 3.000 personas rescatadas en el Mediterráneo por el barco de Médicos Sin Fronteras

Archivo - Un bebé es rescatado de un bote por el equipo del barco Geo Barents de Médicos Sin Fronteras
Archivo - Un bebé es rescatado de un bote por el equipo del barco Geo Barents de Médicos Sin Fronteras - ANNA PANTELIA/MÉDICOS SIN FRONTERAS - Archivo

   MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El actual barco de búsqueda y rescate fletado por Médicos Sin Fronteras en el Mediterráneo Central, el Geo Barents, ha rescatado a 3.138 personas y ha recuperado los cuerpos de otras 10 personas que habían muerto en el mar, desde que comenzó a operar hace un año.

   Así, entre junio de 2021 y mayo de 2022, el barco zarpó 11 veces y realizó 47 operaciones. Además, los equipos de MSF a bordo realizaron 6.536 consultas médicas para atención médica primaria, salud sexual y reproductiva y salud mental.

   Según informa la ONG en un comunicado recogido por Europa Press, el 34% de las personas supervivientes rescatadas eran niñas y niños, de los cuales el 89% no estaban acompañados o se habían separado de sus familias. Además, 265 personas reportaron a los equipos de MSF haber sufrido algún tipo de violencia, tortura o malos tratos, y 63 personas reportaron haber sufrido violencia sexual y otras formas de violencia de género.

   Asimismo, los equipos médicos y humanitarios de MSF registraron 620 actos de violencia perpetrados o presenciados por las personas rescatadas que incluyen agresiones físicas, torturas, desapariciones forzadas, secuestros, arrestos arbitrarios y detenciones principalmente en Libia, pero también durante sus intercepciones a menudo múltiples y devoluciones forzadas por parte de los guardacostas libios.

   Las cifras, según alerta MSF, son "escandalosas": Entre 2017 y 2021, al menos 8.500 personas murieron o desaparecieron y 95.000 fueron devueltas forzosamente a Libia. En 2021, el año con más devoluciones forzosas registradas hasta la fecha, 32.425 personas fueron interceptadas y retornadas a Libia. Además, la ONG denuncia que una vez allí, las personas se enfrentan a tratos degradantes como extorsión, tortura y, con demasiada frecuencia, muerte.

   "Los Estados europeos no están proporcionando una capacidad proactiva y adecuada de búsqueda y rescate, y en cambio refuerzan la capacidad de la Guardia Costera libia que sin duda apoya los retornos forzados a Libia, donde la detención y el abuso son la norma. La presencia de MSF en el Mediterráneo central es el resultado directo de la retirada progresiva y vergonzosa de la capacidad naval proactiva de búsqueda y rescate en el Mediterráneo liderada por los Estados europeos", ha afirmado el responsable de las operaciones de búsqueda y rescate de MSF, Juan Matías Gil.

   Basándose en los testimonios de las personas rescatadas que han querido compartir sus historias, MSF ha documentado el impacto de esta violencia. Así, recoge testimonios como el de un joven de 25 años de Nigeria

   "La policía, la guardia costera, el ejército nunca se preocupan por nosotros. Me pegaban mucho, pegaban todos. Hasta que te desmayabas. Hasta que te derrumbabas. Tantos castigos severos en ese país [*] ¿Por qué la Unión Europea apoya a esta gente? Dije 'Dios, por favor ayúdame'. Si Nigeria fuera seguro, no estaría en esta tierra. Cuando me estaba preparando para esta tercera vez, dije 'Dios, preferiría morir en el mar que regresar a los centros de detención de Libia'. Lloré, lloré. Entonces, por tercera vez, me subí a otro bote", relata.

   Según los testimonios de los supervivientes recogidos a bordo, el 84% de los 620 actos violentos reportados habían tenido lugar en Libia. El 68% de ellos en el año previo a ser rescatados. Un número significativo de estos actos ocurrió después de haber sido interceptados por los guardacostas libios y posteriormente encerrados en centros de detención.

   Los supervivientes informaron que los perpetradores eran guardias de los centros de detención (34%), guardacostas libios (15%), policía militar o no estatal (11%) y contrabandistas/traficantes (10%). Los equipos de MSF también documentaron niveles importantes de violencia contra mujeres y niños: el 29% de ellos eran menores, el más pequeño de 8 años, y el 18% de las víctimas eran mujeres.

   "Las consecuencias de salud más frecuentes de los actos violentos registrados estaban relacionadas con traumatismos por golpes contundentes, quemaduras, fracturas, traumatismos craneales, lesiones relacionadas con la violencia sexual y los trastornos de salud mental. Otras incluyen discapacidades físicas a largo plazo, embarazos, desnutrición y dolor crónico", explica la responsable del equipo médico de MSF en el Geo Barents, Stephanie Hofstetter.

   Además, MSF alerta de que, desde el inicio de las operaciones de búsqueda y rescate del Geo Barents en junio de 2021, han sido testigos de la "normalización de los bloqueos en el mar". Así, apunta que las solicitudes de MSF de puerto seguro para desembarcar a los supervivientes han sido sistemáticamente negadas o ignoradas por las autoridades maltesas; mientras que las peticiones a las autoridades italianas se han retrasado cada vez más.

Más información