Actualizado 04/08/2009 19:53 CET

Casi la mitad de los españoles cree que el maltratador es "alcohólico y sin estudios"

Delegado de Gobierno, Miguel Lorente
EP

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Casi la mitad de los españoles (en torno a un 46 por ciento) cree que el prototipo de maltratador responde a un hombre violento por naturaleza o con problemas psicológicos, que tiene problemas con las drogas o el alcohol (46,8 por ciento) y con un nivel cultural bajo (43,2 por ciento), según se desprende de una encuesta de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género presentada en el Ministerio de Igualdad.

"El auténtico drama de los resultados obtenidos son los mínimos que reflejan que un porcentaje de la población, aunque sea muy pequeño, considera que el maltrato es totalmente aceptable (2,6 por ciento) o que está justificado si su mujer le abandona (3,9 por ciento)", denunció el delegado del Gobierno en la materia, Miguel Lorente. En este sentido, aseguró que pese a lo "excepcional" de estas opiniones, su gravedad radica en que su existencia "puede traducirse en episodios de violencia reales que lleguen a tener consecuencias dramáticas".

Igualmente, Lorente condenó el último caso de violencia que se produjo ayer en la localidad de Tolox (Málaga) y señaló que, con esta última, se eleva a 33 el número de mujeres asesinadas en lo que va de ello. No obstante, aseguró que "existen motivos para la esperanza y para observar ligeros avances en el tratamiento que se le da al problema, ya que el año pasado, por estas mismas fechas, se registraban cinco fallecidas más".

Por otra parte, la encuesta revela que el 36,5 por ciento de los encuestados, entre hombres y mujeres, considera que si una mujer es maltratada frecuentemente, "la culpa es suya por seguir conviviendo con su agresor". Además, pone de manifiesto que casi uno de cada diez (9,7 por ciento) piensa que el hombre que es agresivo o violento es "más atractivo". Sin embargo, para una "amplia mayoría" de los españoles (91,6 por ciento) la violencia de género es algo "totalmente inaceptable" que debe tratarse a través de la educación (55,5 por ciento).

"Es fundamental insistir en la idea de que no hay que bajar la guardia nunca y en que no se le debe dar ni una oportunidad más a los agresores", declaró Lorente. Así, explicó que un 9,1 por ciento de las víctimas mortales que se han registrado a lo largo de 2009 "renunciaron a las medidas de protección que les habían sido concedidas", lo que precipitó su "desenlace fatal". "Existe una tendencia a relajarse y a minimizar el peligro con el paso del tiempo, pero eso nunca puede ocurrir, las mujeres han de ser conscientes de que el maltratador no va a cambiar", subrayó.

SE MANTIENE EL NIVEL DE DENUNCIAS

Según el balance presentado por la Delegación el número de denuncias presentadas durante el primer semestre de 2009 se mantiene a un nivel "prácticamente similar" al de 2008. En esta línea, durante el primer trimestre del año se presentaron 33.656 requerimientos, repartidos en una media de 374 al día. De ellos, el 55 por ciento fueron interpuestos por mujeres de nacionalidad española, frente a un 45 por ciento elevados por extranjeras. Asimismo, de las 33 víctimas asesinadas, once de ellas habían denunciado malos tratos previamente y "en ningún caso se retractaron".

Por su parte, el número de llamadas al teléfono de atención a las víctimas '016' también refleja unas cifras "muy similares" a las que se registraron en el mismo periodo de 2008. No obstante, se observa un "ligero" incremento del 2,2 por ciento entre enero y junio de este año. Para Lorente, este dato es "positivo" y denota un acercamiento "cada vez mayor" de las afectadas hacia este mecanismo de ayuda que, a su juicio, es uno de los "más efectivos" para contribuir al descenso de la violencia y proteger a las víctimas.