Actualizado 27/07/2007 20:37 CET

Cuatro gorilas de montaña son hallados muertos a tiros en un Parque Nacional de República Democrática del Congo

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

Tres hembras de gorila de montaña y un macho de espalda plateada, una especie de la que sólo quedan 700 ejemplares en todo el mundo, han aparecido muertos por disparos en el Parque Nacional de los Virunga, al este de la República Democrática del Congo, según denunció hoy WWF/Adena en un comunicado. Otros dos ejemplares permanecen en paradero desconocido, al haberse apartado del grupo.

Los cuerpos de los gorilas fueron hallados en la zona sur del parque por guardas del Instituto Congoleño para la Conservación de la Naturaleza (ICCN), la autoridad que protege la vida silvestre y las áreas protegidas del país africano. Pertenecían al grupo 'Rugendo', que vivía en un área habitualmente frecuentada por turistas.

Según explicó la organización, "el macho de espalda plateada era un macho alfa", es decir, que ocupaba un lugar de liderazgo dentro de su grupo, por lo que su ausencia puede acarrear la disolución del mismo y la posterior dispersión de sus miembros.

Antes de que se encontraran los cadáveres, el 'Rugendo' estaba compuesto por doce gorilas, pero sólo se ha podido confirmar el buen estado de seis de ellos. Una hembra y una cría se encuentran en paradero desconocido, pese al refuerzo de las patrullas de control que, con el apoyo del ejército congoleño, han incrementado su presencia en la zona sur del parque natural.

"Estas muertes deben ser esclarecidas y hay que castigar a los responsables", denunció el secretario general de WWF/Adena, Juan Carlos del Olmo. "El gorila de montaña es una víctima inocente más de los conflictos bélicos que asolan esta zona de África y (en Adena) vamos a volcarnos en los próximos años para recuperar la población de gorilas de montaña y proteger las selvas de la cuenca del Congo que están desapareciendo a gran velocidad".

A principios de este año dos gorilas espalda plateada fueron disparados en la misma zona del parque. Se cree que los causantes apoyaban a Laurent Nkunda, un oficial insurgente miembro del Reagrupamiento Congoleño para la Democracia porque la piel de uno de los gorilas muertos fue recuperada de una letrina cerca del campo de los rebeldes.

Asimismo, en mayo, una hembra, cuya cría está siendo ahora cuidada por el Instituto en Goma, fue disparada en esta área.