Actualizado 27/06/2007 17:24 CET

Piden un año de prisión para un hombre en Jaén acusado de pegar a su mujer al descubrir que ella no era virgen

JAÉN, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministerio fiscal solicitó hoy la imposición de una pena de un año de prisión para un hombre acusado de propinar una paliza a su mujer, con la que había celebrado su unión matrimonial tres días antes, al descubrir que ella no era virgen.

El juicio, que quedó hoy visto para sentencia en el Juzgado de lo Penal número uno de Jaén, se celebró sin que compareciese el acusado, Mohamed I., un hombre de nacionalidad estadounidense que se encuentra en la actualidad en EE.UU., si bien su abogado defendió que no sometió a la denunciante a paliza alguna y justificó que los hematomas que la mujer presentaba se encontraban únicamente en zonas erógenas y que se debían a "juegos eróticos".

Además, alegó que la mujer presentó la denuncia una vez que su cliente la "repudió" por no ser virgen después de que le confesara que había mantenido relaciones sexuales con un empresario de Martos y no cuando se registraron esos supuestos malos tratos.

Por su parte, la mujer declaró que el acusado la golpeó durante tres días y que no lo dijo a ningún familiar porque le daba "corte" ya que era su primo.

Según el ministerio público, Mohamed I. contrajo matrimonio en Martos (Jaén) el pasado 26 de diciembre con una mujer, aunque precisa que ambos contrajeron matrimonio por poderes el 1 diciembre de 2005.

Así, sostuvo que, tras la unión, la pareja permaneció durante tres días en la vivienda de la familia de la víctima hasta que el día 29 el acusado la agredió porque pensaba que no era virgen, maltrato con el que le provocó numerosos hematomas por todo el cuerpo, policontusiones generalizadas en brazos, pecho, piernas y abdomen.

Para el fiscal, estos hechos son constitutivos de un delito de malos tratos cometido en el domicilio de la víctima del que consideró responsable a Mohamed I., de 39 años de edad, por lo que pidió que se le condene a un año de prisión y a que durante un plazo de tres años ni se acerque ni comunique con la víctima. De igual modo, en concepto de responsabilidad civil exigió que abone una indemnización de 400 euros para la mujer.