Viajar legalmente a la UE es "imposible" para un refugiado

Actualizado 11/03/2015 18:26:39 CET

Propone dar facilidades en los visados de ciertas nacionalidades y promover la acogida humanitaria temporal y la reagrupación familiar

   MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Agencia Europea para los Derechos Fundamentales (FRA) denuncia que es "imposible" para una persona que huye de la guerra o de la persecución por motivos como su orientación sexual, su religión o su ideología, viajar legalmente a la Unión Europea, así que no tiene otro remedio que ponerse en manos de redes que trafican con personas y jugarse la vida en el Mediterráneo, donde sólo el año pasado perdieron la vida más de 3.200 personas. Exige medidas que reviertan esta situación.

   En un informe monográfico sobre este asunto recogido por Europa Press, recuerda con cifras de Frontex que el año pasado fueron interceptadas o rescatadas 278.000 personas que trataban de llegar a la UE de forma clandestina, el doble que durante la primavera árabe (2011). La mayoría intentaban cruzar el Mediterráneo central y procedían de países como Siria, que lleva cuatro años en guerra, o Eritrea, cuya dictadura religiosa persigue entre otros a los cristianos ortodoxos.

   Según explica, son varios los motivos que hacen imposible el viaje de otro modo. Las "razones de seguridad" en tiempos de guerra, por ejemplo, llevan a muchos países europeos a cerrar sus representaciones consulares. Esto explica por qué en 2010, cuando Siria no estaba en conflicto, la UE concedió 30.000 visados a personas en este país para entrar en el espacio Schengen mientras en 2013, en plena guerra, la cifra fue cero.

   En otros casos, simplemente una persona perseguida por las autoridades de su país por ser, por ejemplo, cristiano ortodoxo, no puede flanquear a esas mismas autoridades para entrar en un consulado. Tiene así que buscar otra vía que generalmente pasa por la emigración clandestina a países vecinos, aunque sea pagando y aún a sabiendas de que la situación será igualmente complicada

   Otras personas saben que aunque consiguiesen alcanzar la embajada, no obtendrían el salvoconducto. Eso pasa con España, cuya ley de asilo no permite ya pedir protección en los consulados. Establece que el embajador decidirá si el refugiado es tal y, siguendo su criterio, le dará o no el visado necesario para formalizar su solicitud en territorio nacional.

VISADOS DE ESPAÑA PARA SIRIOS

   Las condiciones para estas autorizaciones de traslado deben figurar en el reglamento de la ley, pero han pasado seis años desde que se aprobó y no ha llegado a elaborarse. Con todo, España concedió 3.714 visados a ciudadanos sirios en sus embajadas de terceros países sólo en el año 2013, según datos oficiales a los que ha tenido acceso Europa Press.

   Tal y como recoge el informe de la FRA, tanto el Parlamento Europeo como la Comisión Europea han alertado de la situación y llamado a "explorar" posibilidades para abrir vías seguras de acceso. Hablan de revisar las políticas de migraciones y visados y de promover el reasentamiento, es decir, el traslado temporal y por cupos de personas en necesidad de protección a suelo europeo.

    El barco era pequeño, 7 o 9 metros. Nos habían dicho que sería grande, pero no, era pequeño, no era bueno. La FRA alerta de que mientras tanto, "el hecho de que las oportunidades para entrar en la UE legalmente estén limitadas, lleva a muchas personas en necesidad de protección recurrir a las redes de contrabando para intentar ponerse a salvo o reunirse con sus familias, jugándose la vida y la integridad física". Quienes se lucran proporcionando los traslados clandestinos, añade, "explotan a estas personas y les exponen directamente al riesgo".

   Como ejemplo, recoge el testimonio de un superviviente de una patera llegada a Italia desde Libia en 2010: "Hubo gente que cuando vio el barco, no quería subir porque tenía miedo. Los libios les obligaron a entrar, les torturaron. El barco era pequeño, 7 o 9 metros. Nos habían dicho que sería grande, pero no, era pequeño, no era bueno. Por esta razón, algunos tenían miedo y no querían seguir. Fueron golpeados".

"SI CONSIGUEN ENTRAR, SERÁN DETENIDOS O EXPLOTADOS"

   El informe detalla que sobrevivir al viaje tampoco es garantía de seguridad, porque al llegar a la UE los refugiados pueden encontrarse con que las fuerzas policiales del país de destino no les dejan pasar y, contraviniendo la legislación internacional, les devuelven sobre la marcha al lugar desde el que suponen que salieron. Son las 'push back', devoluciones en caliente, como se denominan en España.

   "Si consiguen finalmente entrar, muchos serán detenidos atendiendo a la naturaleza irregular de su estancia. Otros quizá acabarán encontrando un trabajo en condiciones de explotación con el que intentarán pagar el precio del viaje ilegal que contrataron", explica la FRA.

   La Agencia recuerda que en virtud del artículo 79 del Tratado de Funcionamiento de la UE, la Unión adoptará medidas para combatir la migración irregular y la trata de seres humanos, y de hecho, esta es una de las prioridades que se marcó la Comisión tras la tragedia de Lampedusa en 2013. Para la FRA, esta 'batalla' tiene que ir acompañada de la apertura de vías legales de acceso al territorio comunitario.

ACNUR, Naciones Unidas, la Cruz Roja Internacional y el Consejo Europeo de Refugiados y Exiliados (ECRE) tienen la misma teoría

   "Reforzar las vías legales para que los refugiados consigan protección y seguridad contribuiría a reducir el número de vidas que se puerden en el mar y los abusos perpetrados por las mafias que trafican con personas", dice la FRA, pero no sólo. ACNUR, Naciones Unidas, la Cruz Roja Internacional y el Consejo Europeo de Refugiados y Exiliados (ECRE) tienen la misma teoría.

PROGRAMAS HUMANITARIOS DE ADMISIÓN, VISADOS

   La Agencia propone algunas medidas, como promover el reasentamiento, implantar programas humanitarios de admisión, simplificar los requisitos para obtener un visado a determinadas nacionalidades, abrir la mano con la normativa de reagrupación familiar o utilizar las vías ya existentes de migración legal para estudiar o trabajar en Europa.

   Reconoce que si el objetivo es beneficiar a un gran número de personas, se requerirán recursos humanos y económicos para hacerlo, lo que podría ser un obstáculo. Por eso, propone medidas de financiación no ortodoxas: involucrar a las ONG y a patrocinadores privados --no necesariamente empresas, puede ser la sociedad civil-- en el apoyo a estas iniciativas.

   "Las instituciones de la Unión Europea y los Estados Miembros, así como los actores privados tienen un importante papel a la hora de impulsar las posibilidades de alcanzar suelo europeo legalmente y contribuir así a reducir el número de vidas que se pierden en las fronteras y los abusos que perpetran las redes que trafican con personas", señala la FRA.

Para leer más