Actualizado 17/08/2009 8:31:06 +00:00 CET

China es el mayor emisor de gases contaminantes, según un informe elaborado por expertos chinos

Reuters

Recomiendan al Gobierno que adopte medidas concretas y aseguran que, con ellas, las emisiones de CO2 se reducirían a partir de 2030

PEKÍN, 17 Ago. (Reuters/EP) -

Un informe realizado por expertos de las principales agencias de desarrollo y energía de China insta al Gobierno a tomar medidas para reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera y, por primera vez, reconoce que el gigante asiático ha superado a Estados Unidos como el país más contaminante del mundo.

El documento hace un llamamiento para que se establezcan "objetivos cuantificables" con los que reducir las emisiones a partir del año 2030. Unas recomendaciones que, de ser atendidas por el Gobierno chino, podrían suponer un serio espaldarazo a la Cumbre del Clima que se celebrará el próximo mes de diciembre en Copenhague.

"En 2008, China se convirtió en el mayor emisor de gases contaminantes, por lo que nos enfrentamos a una serie de retos sin precedentes", indica el prólogo del informe, elaborado por un comité de prominentes expertos científicos del Instituto para la Investigación Energética y del Centro de Investigación de Desarrollo de Consejo estatal, entre otros organismos.

Además de reconocer por primera vez que China se ha convertido en el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo, el informe '2050, Energía y Emisiones de CO2 en China' solicita a las autoridades que establezcan "objetivos para reducir el volumen total de CO2" producido por el país. El estudio señala también que si se adoptan políticas restrictivas en las emisiones, éstas crecerían más despacio a partir de 2020 y alcanzarían sus niveles máximos en 2030.

Si China alcanza esos objetivos, las emisiones de CO2 procedentes de los combustibles fósiles "podrían caer a los mismos niveles de 2005 o incluso a niveles inferiores", dice el documento, que ha sido lanzado en chino y que puede ser comprado por cualquier ciudadano.

CUMBRE DEL CLIMA DE COPENHAGUE

Su publicación refuerza las recientes muestras realizadas por los dirigentes del país asiático que dejan entrever la disposición del régimen comunista a jugar un papel clave en la búsqueda de un nuevo protocolo contra el cambio climático que sustituya al de Kioto en 2012.

Desde hace tiempo, varios países occidentales han tratado de presionar a China para que establezca objetivos cuantificables sobre sus emisiones de cara al nuevo pacto mundial que se espera cerrar en Copenhague. Hasta ahora, tanto China como otros países desarrollados se han negado a asumir niveles concretos.

Recientemente, el representante diplomático de Pekín en las negociaciones para la cumbre del clima, Yu Qingtai, dijo que su Gobierno quería reducir lo antes posible los niveles de gases contaminantes que emite su país a la atmósfera, pero añadió que su objetivo prioritario, antes que el cambio climático, seguía siendo el de reducir la pobreza.

Además, la semana pasada, el Gabinete del primer ministro, Wen Jiabao, aseguró que China haría "del control de las emisiones contaminantes" uno de los objetivos prioritarios de desarrollo para el país.

El informe asegura que, "de continuar como hasta ahora", China alcanzaría la cantidad máxima de emisiones contaminantes en 2040, con un total de 3.500 millones de toneladas anuales de carbón emitidas; mientras que si se ejecutan las políticas energéticas recomendadas, se podría registrar el máximo de emisiones en 2030, con unas 2.200 millones de toneladas anuales de carbón. Unos niveles que caerían para el año 2050 hasta las 1.400 millones de toneladas.