Un estudio de la OCU denuncia "las condiciones de semiesclavitud" de los trabajadores de la industria del calzado

Actualizado 28/03/2012 15:29:03 CET
Comercio, Zapataría Infantil, Zapatos, Calzado
EUROPA PRESS

Solo cuatro de las 17 marcas analizadas desarrollan buenas políticas de responsabilidad social

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha constatado "las condiciones de semiesclavitud" existentes entre los trabajadores de la industria del calzado tras investigar una serie de aspectos sociolaborales, medioambientales y relacionados con el bienestar animal en el proceso de producción del cuero utilizado en la fabricación de zapatos.

Así, la OCU señala que el estudio concluye que, de las 17 marcas analizadas, solo cuatro desarrollan buenas políticas de responsabilidad social; otras cuatro han iniciado algunas medidas y el resto destaca por su "irresponsabilidad social" y su falta de transparencia.

Para realizar esta investigación, la OCU ha visitado dos de los

países (India y Brasil) de donde sale un tercio de las pieles que utilizan las principales marcas de calzado.

En el caso de Brasil, la organización no pudo entrar en las fincas ganaderas ni en los mataderos de Brasil aunque sí consiguió hablar con algunos de los trabajadores. Además, la OCU constató que la mayoría de marcas de zapatos depende de proveedores subcontratados, un hecho que algunas firmas desconocen "o no quieren saber".

Los testimonios a los que ha tenido acceso la OCU hablan de la

cría de ganado en fincas creadas mediante desforestación de la selva

amazónica. Para este trabajo, en ocasiones se empela a trabajadores esclavos que se tienen que enfrentar a picaduras de serpientes, hambre, enfermedades y accidentes laborales, detalla el estudio.

En la India, se utilizan ácidos y metales en las tenerías --donde se curten y trabajan las pieles-- que afectan tanto a los trabajadores como a las aguas subterráneas, ríos y tierras fértiles. Además, los animales son llevados al matadero en condiciones crueles, ignorando totalmente la legislación sobre bienestar animal.

Por todo ello, la OCU considera que las firmas de zapatos "deberían afrontar esta cruda realidad" y tomar medidas para mejorar las condiciones de producción. Asimismo, señalan que "no es justo" que se ignoren los daños ambientales provocados y cree que los consumidores deben conocer de dónde procede la piel de sus

zapatos y cómo se hacen.

El documento íntegro se puede consultar en la web 'http://www.ocu.org/consumoetico/

industria-del-calzado-pesimas-condiciones-de-los-trabajadores-s574704.htm', según indica la OCU en un comunicado.