Más de cuatro millones de personas se sienten solas en Navidad

Publicado 27/12/2018 12:10:54CET
Europa Press - Archivo

MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de cuatro millones de personas en España se sienten solas en Navidad y más de la mitad de la población, se sienten solos en algún momento del año según refleja el informe de la fundación AXA 'La Soledad en España'.

Por eso, Fundación AXA ha lanzado un "decálogo contra la soledad en Navidad", '#adiósSoledad. La Fundación AXA ya impulsó el primer 'Informe sobre la soledad' en 2015 junto a la Fundación Once, momento desde el que ha prestado especial atención a este fenómeno social y del que nace este decálogo contra la soledad en Navidad.

"La soledad es un problema social, económico y sanitario de las sociedades modernas que requiere una actuación urgente por parte de todos. Identificar las señales de alerta, activar las relaciones sociales y mostrarse activo son sólo tres ejemplos de las cosas que podemos hacer", ha afirmado el director de la Fundación AXA, Josep Alfonso.

La Fundación AXA ha hecho hincapié en prestar especial atención a las mujeres mayores y solteros desempleados como colectivos más susceptibles de sentirse solos. La implementación de las nuevas tecnologías ha cambiado, asegura, así como el patrón de socialización permitiendo, por ejemplo, que personas que se sienten solas combatan esta situación.

"El uso intensivo de las redes sociales puede ser también un síntoma de que hay personas que se sienten solas y buscan salir de esta situación a través de sus perfiles virtuales", añade.

Para el 75% de los españoles, los mayores y jubilados son los colectivos más proclives a sufrir la soledad. Las personas sin hogar o en situación de riesgo de pobreza o exclusión y los parados son también los colectivos más sensibles a poder experimentar este sentimiento.

El decálogo incluye una serie de advertencias como la ausencia de comunicación, que es una señal de alerta ante la soledad; prestar especial atención a las personas mayores, a los que viven solos, enfermos o discapacitados; no confundir la soledad con el duelo o la depresión; activar las relaciones sociales, incluso las que ponen a disposición las instituciones; o vivir acompañado como herramienta "perfecta".

Por otro lado, añade hacer deporte; mantenerse intelectualmente activo; tener animales de compañía; utilizar las nuevas tecnologías; o participar en acciones de voluntariado.

Para leer más